La militancia peronista se celebra en el recuerdo del retorno del General, tal vez en el otro 17 que constituye el elemento fundamental del sentido épico de la militancia. Perón 18 años proscripto, en el exilio y una lucha incansable que le dio forma(s) al Movimiento Nacional y la vuelta como consecuencia de la lucha. Síntesis concreta del sentido militante. Luche y vuelve.

Hoy en día estamos construyendo otros retornos, distintos, pero también en esa construcción creando nuevas formas, dándole aristas al movimiento.

No todo peronista es militante, no todo joven es un militante, no todas las personas comprometidas en política son militantes, porque el militante es todo eso, a la vez que es un poco mas.

 La militancia peronista tiene premisas que si bien el tiempo y los acomodaticios de siempre intentan ocultar reaparecen como si fueran parte de un ADN que evoluciona y se transforma pero que siempre tiene su anclaje en un pasado ancestral. La lucha por la liberación.

Hay lucha porque hubo genocidio imperialista disfrazado de evangelización, lucha que se transformo en grito independentista y en sangre roja punzo. La lucha de los primeros sindicatos anarquistas que hablaban un idioma universal, el idioma que se grita contra la opresión. Lucha que cuando vio a Perón detenido no dudó en salir de todos los rincones tomar por asalto las historia y cambiarla para siempre, porque aquel 17 de sol, los negros, el pueblo se gano un lugar negado por la historia, por los dueños de todas las cosas. Lucha que fue resistencia obrera, caños y fusilamientos, que no se dejo llevar por los negocios de falsos dirigentes y construyo tal vez la mayor expresión de conciencia de la clase obrera argentina: la CGT de los argentinos.

Lucha que tomo las armas y tomo el cielo por asalto, que dio su sangre convencida de que el peronismo no podía ser sino la estrategia de poder del pueblo para construir el socialismo nacional.

Lucha que en los noventa del hambre y la exclusión corto rutas, paro la olla y se transformó en una ráfaga increíble de viento del sur, que arraso con todo para devolvernos la sonrisa.

Hoy las cosas están jodidas, nos gobierna la peor expresión de una derecha xenófoba, patriarcal, neoliberal, anti-patria. estamos como perdidos, mirando para todos lados, intentando encontrarnos. Pero tenemos ese ADN, tenemos esa historia que nos da sentido, sabemos que el lugar de encuentro es la lucha, que debemos ponderar  los elementos de unidad por sobre los que nos dividen.

Porque un militante no cree en un peronismo de saco y corbata, no concibe la lucha de escritorios y roscas, un militante se celebra cuando pisa el barro, cuando organiza la universidad, cuando se reúne con sus compañeros en un secundario, cuando sabe que su lugar que su lugar de trabajo es su puesto de lucha.

Porque un militante se celebra cuando se transforma en sujeto colectivo.

philo
Dejar un comentario

Dejá un comentario