El Club San Miguel informó que la operación a Isaías Olariaga salió bien y que el jugador “evoluciona favorablemente”. Su familia declaró que tendrá que atravesar un largo posoperatorio.

Por otro lado, las autoridades sanmiguelinas agradecieron la solidaridad y el acompañamiento a todos los clubes, dirigentes, hinchas y jugadores.

El jugador de San Miguel se llevó la peor parte del brutal choque de cabezas con su colega de Defensores Unidos de Zárate, Javier Velázquez, en el partido de ida de la final del Reducido de la Primera C.

En el momento del choque de cabezas, Olariaga cayó desplomado y sufrió convulsiones. El árbitro del encuentro, Yael Falcón, le brindó ejercicios de reanimación antes de que se lo llevaran en camilla y con cuello ortopédico.

La madre de Isaías Olariaga y el árbitro Yael Falcón

En el primer parte médico desde el Sanatorio Finochietto, donde se encuentra internado el futbolista, el doctor Norberto Furfaro indicaba que Olariaga se encontraba en terapia intensiva “con fractura del hueso parietal con hundimiento”.

Por la tarde, familiares de Olariaga confirmaron en la puerta del hospital que la operación había sido exitosa, aunque adelantaron que deberá esperar al menos un mes hasta que le coloquen la prótesis para llevar una vida normal.

Malviticias
Dejar un comentario

Dejá un comentario