“¿Dónde está Santiago Maldonado?”. La frase está escrita en una pizarra de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ). Y es a propósito del joven artesano que está desaparecido desde el 1 de agosto. “Es un cacerolazo digital, una oportunidad de hacer una protesta desde casa”, contó Ariana Meza a Malviticias. Meza es alumna de la carrera de Trabajo Social de la UNPAZ y ella motorizó esta iniciativa: “Nos acompañan alumnos de la UNPAZ así como también los docentes. La campaña sigue todos los días sacamos fotos y los hacemos viral”, agregó.

Santiago tiene 27 años, y según sus conocidos es amante de la naturaleza y se dedicaba a realizar tatuajes en una feria artesanal. También se sabe que apoya el reclamo de los pueblos originarios por sus tierras ancestrales.

Por ello había viajado hasta la localidad de Cushamen, en la provincia de Chubut, donde desde 2015 la comunidad mapuche ocupa terrenos comprados por el empresario italiano Luciano Benetton pero que los mapuches reclaman como propios.

Sergio, hermano de Santiago, aseguró que “no es militante ni activista” sino que simplemente quiso solidarizarse con una protesta de la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche que venía cortando intermitentemente la ruta que conecta a la provincia con Chile.

La acción se realizaba para exigir la liberación del líder de la agrupación, Facundo Jones Huala, quien fue detenido en junio pasado y cuya extradición es reclamada por la justicia chilena.

Pero el 1 de agosto, un día después de la llegada de Santiago, la Gendarmería Nacional desalojó la protesta por orden del juez federal Guido Otranto.

Fue la última vez que se vio a Santiago.

A Santiago lo buscan desde organismos de derechos humanos hasta la Organización de Naciones Unidas (ONU). El Gobierno nacional ofreció una recompensa de cerca de 28 mil dólares para hallarlo.

“Es muy poco lo que se habla de él en los medios se comunicación”, dijo Ariana y pidió que los medios locales también participen en la búsqueda.

Malviticias
Dejar un comentario

Dejá un comentario