La noche del domingo 27 de agosto, el chofer del móvil de la Secretaría de Protección Ciudadana de San Fernando, Miguel Ángel Gómez (28 años), fue abatido en cumplimiento de sus funciones, luego de acudir a Pinto al 1400, fruto de un llamado a la línea de emergencias 911 advirtiendo sobre la presencia en una actitud sospechosa de cuatros personas.

La Patrulla de la Secretaría de Protección Ciudadana Municipal –área encargada de ayudar a la Policía de la Provincia en su responsabilidad en la Seguridad- que conducía Gómez fue la primera en arribar al lugar. Abordo del móvil, lo acompañaba un efectivo de la bonaerense.

Ante el llamado del oficial policial para identificarlos, uno de los sujetos –sin mediar palabra- desenfundó su arma y comenzó a disparar contra la patrulla, impactando en la parte superior de la zona pectoral del agente municipal, quien había descendido del auto para asistir a su compañero policía. Producto de la herida, Gómez fallece casi instantáneamente mientras era trasladado al Hospital ‘Petrona V. de Cordero’ de San Fernando.

Gómez portaba con su debido chaleco antibalas y estaba capacitado por personal idóneo de la Sec. de Protección Ciudadana y de la Policía Bonaerense, para desarrollar la tarea que realizaba. Sin embargo, la bala ingreso por un área descubierta cercana al cuello del hombre y provocó su muerte.

Tras intensas investigaciones a cargo de los fiscales Alejandro Musso, el Crio. Insp. Walter Pérez, SubDDi a/c Crio Lucas Borge, las comisarías 1era y 4ta de San Fernando y demás fuerzas de seguridades sanfernandinas y zonales, haciendo uso de los registros fílmicos de las Cámaras de Seguridad del municipio que captaron los movimientos de los malvivientes, de otras filmaciones de particulares y declaraciones de testigos, comenzó la fuerte búsqueda.

Los primeros en ser detenidos fueron Gustavo Alberto Sánchez Rivas, joven de 21 años, Celeste Belén Bordón (20 años) y Sofía Díaz (18), quienes estaban escondidos en una vivienda ubicada en Sarratea y Ruta 202. Sus aprehensiones tuvieron lugar a las 20.45 hs. Todos estos -coautores en el hecho de homicidio- estaban en condición de prófugos hasta ese momento.

El autor material del asesinato fue Julián Rojas, de 22 años. Tras arduas tareas investigativas que determinaron que el imputado se iba a encontrar en la localidad Grand Bourg con un amigo que le iba a dar dinero para fugarse a otra Provincia. Según la Policía, en esa casa de Piñeyro y Ruta 8, en donde lo detuvieron, se encontró un revólver calibre 44 y un pistolón calibre 14.

Las cámaras de seguridad del Municipio pudieron registrar los movimientos previos y posteriores al ataque a Gómez, lo que posibilitó la reconstrucción del episodio y ayudó en la investigación para dar con los mismos. En los registros fílmicos se ve cómo las personas se encontraban juntas antes del ataque y cómo luego se separan y toman diferentes direcciones a los efectos de distraer al personal de seguridad. La investigación se resolvió positivamente y en menos de 24 horas.

La familia de la víctima está siendo acompañada y contenida. En solidaridad, el Municipio decretó 3 días de duelo debido a la pérdida irreparable del hombre que formaba parte de la Dirección General de Patrullas.

Malviticias
Dejar un comentario

Dejá un comentario