Desde el Club San Miguel negaron los hechos de violencia

Luego de las versiones que comenzaron a correr por los medios el viernes por la noche, Lucas Scarnato, capitán del Trueno Verde, y Fernando Inzaurraga, encargado del fútbol del club, desmintieron ante El Sanmiguelino que los jugadores hayan sido amenazados y agredidos por la barrabrava.

Cerca de la medianoche, medios locales y nacionales comenzaron a hacerse eco de que en la practica del viernes los jugadores de San Miguel vivieron una situación de violencia. Se comentó que se habían efectuado disparos de arma de fuego para amedrentar al plantel y que tuvieron una reunión con integrantes de la barrabrava donde fueron amenazados si no se consiguen buenos resultados en lo inmediato.

Ante estas versiones, El Sanmiguelino consultó a Scarnato. El mismo jugador, que estuvo presente en la práctica, desmintió los hechos de violencia. “Vinieron a hablarnos, no a amenazarnos”, aseguró el delantero admitiendo también que se trató de un grupo de hinchas y no de la facción de la barrabrava.

El jugador también aseguró que la charla que tuvieron fue para “apoyarlos” y levantar esta mala racha de resultados que está teniendo San Miguel en el último tiempo. Por los supuestos disparos que hubo durante la práctica, Scarnato aseguró que se escucharon unos estruendos aunque no logra asegurar si se trató de un arma de fuego. Tanto el delantero como el resto del plantel suponen que provino del estallido de un fuego artificial.

En diálogo con el encargado del fútbol del club, Fernando Inzaurraga, también negó los hechos de violencia. “Fue un grupo de hinchas a pedirle a los jugadores compromiso con la camiseta”, aseguró el dirigente y además agregó que “es lo que sucede cuando los resultados deportivos no acompañan”.

En relación a los supuestos disparos, Inzaurraga coincide con Lucas Scarnato: “Se escucharon dos o tres detonaciones, que la mayoría interpretó como fuegos artificiales, cuestión que es muy habitual con los hinchas nuestros”. El dirigente afirmó que estuvo reunido con el plantel y el cuerpo técnico luego de estos rumores y remarcó que “nadie está preocupado ni asustado, no hay un ambiente de hostilidad, los barras y la hinchada de San Miguel está pacífica”. Sobre el motivo de las versiones de los tiros, Inzaurraga acusó de haber “intereses cruzados” y de “pequeños intereses mezquinos de medios de prensa locales que con tal de tener material o mostrarse inflan temas”.

Ante la posibilidad de que la Aprevide pueda clausurar la cancha del Trueno Verde por estos supuestos hechos, el dirigente afirmó: “Estamos seguros y garantizamos que San Miguel está en un proceso de calma y en paz, y que ganamos y perdemos los partidos dentro de la cancha”. Por último, aclaró: “No hay nada que certifique que existiera un episodio de violencia”.

El Sanmiguelino habló con otro jugador que también negó las agresiones, pero prefirió no exponer su nombre. Además, desde la jefatura distrital de la Policía Bonaerense de Malvinas Argentinas aseguraron que “no hubo ninguna amenaza con tiros ni nada por el estilo”. 

Esta situación se da en una semana delicada para el Club por la renuncia de Fabián Zermatten al mando del Cuerpo Técnico. Además se le suma que el equipo hace seis partidos que no gana y no conoció la victoria en este 2018. El Trueno Verde jugará el próximo lunes a las 17 frente a Centro Español con Hugo Parrado sentado en el banco como DT interino.

Fernando Mayorga

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.