Economía

Con la caída del dólar libre, ¿cuáles son las tres variables que aún molestan al titular del Banco Central?

La moneda continuó su tendencia a la baja y ahora el «dólar bursátil» cotiza a un valor casi idéntico al del «solidario», en torno a los 140 dólares. Pero La fuerte caída acumulada de precios en los mercados financieros e informales no le permite al Banco Central celebrar ni mucho menos. Por el contrario, todavía hay una serie de variables financieras que no se acomodan y que se relacionan con el titular de la unidad, Miguel Pesce.

Comunicaciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre la presentación de un presupuesto «plurianual» al Congreso y finalmente una reducción del déficit fiscal proyectado para este año y que buscan consolidar esta «paz cambiaria». Pero, detrás de él, el camino es largo y los buenos resultados acumulan unos días para considerarlos una tendencia consolidada.

Incluso a través de los controles, la caída del dólar en los mercados financieros es auspiciosa y permite a la Central ganar tiempo. Pero la caída de las reservas sigue siendo preocupante, dado que fue necesario vender $ 1.100 millones en octubre para evitar un fuerte salto en el tipo de cambio.

En el Centro observan con gran preocupación que aún persiste la desconfianza en el sistema financiero y se evidencia en varios indicadores.. El objetivo sería revertir estos comportamientos gradualmente, así como anticipar un equilibrio que podría durar. Las variables que se monitorean diariamente son las siguientes:

– Las reservas no se retiran: en octubre el BCRA tuvo que vender $ 1.100 millones para evitar un salto en el tipo de cambio. Es poco probable que esta cifra se repita en los próximos meses, dada la caída del nivel de reservas líquidas. Según algunos consultores, este número ya es negativo. El gobierno espera que la promesa de no devaluación acelere el reembolso de dólares por parte de las empresas de cereales y que también se producirán buenas cosechas en divisas.. El objetivo mínimo sería equilibrar el mercado y que el Centro no necesite seguir interviniendo. De lo contrario, sería extremadamente difícil evitar una devaluación brusca en un tiempo relativamente corto. Con una perspectiva de mediano plazo, la espera está puesta para la próxima cosecha de soja, que podría generar una cantidad millonaria. El dato es que las oleaginosas siguen creciendo en los mercados y ayer cerraron en 396 dólares la tonelada, el valor más alto de los últimos años. Si esta situación es estable, se estima que toda la cosecha podría tener un monto de alrededor de USD 40.000 millones la próxima temporada. Pero para aspirar a al menos parte de este volumen, hay que «aguantar» otros cinco o seis meses.

Es posible que las necesidades de financiamiento del gobierno aceleren la salida de depósitos, en el sentido de que se trata de un fenómeno claro de desplazamiento del sector privado a favor de las necesidades de fondos estatales.

– Disminución significativa de los depósitos en dólares: Probablemente sea el principal signo de desconfianza por parte de los pequeños y medianos ahorradores, que prefieren sacar los billetes del banco y dejarlos en una caja fuerte o directamente sobre el «colchón». En medio de la agitación del tipo de cambio, en octubre quedaron $ 1.500 millones, una cifra que no se había registrado desde el año pasado.. Si bien este flujo no tiene un efecto directo sobre la actividad económica, es un reflejo de los inversores que buscan vivienda. Se espera que una mayor estabilidad del tipo de cambio ayude a frenar esta salida acelerada de dólares de los bancos.

READ  Dólar hoy: el azul cae $ 3 y vuelve a los niveles de septiembre

– Los depósitos en pesos también comenzaron a caer: en octubre la caída fue de $ 110.000.000.000, rompiendo un fuerte cinturón alcista de meses anteriores. Explicaron que es que las empresas buscaron otras opciones más atractivas, particularmente los bonos ajustados al dólar, que Hacienda decidió financiar el déficit fiscal. Es posible que las necesidades de financiamiento del gobierno aceleren la salida de depósitos, en el sentido de que se trata de un fenómeno claro de desplazamiento del sector privado a favor de las necesidades de fondos estatales. De continuar este comportamiento, los bancos tendrán que subir aún más la tasa para atrapar plazos fijos en pesos y competir con estas opciones de dolarización que ofrece el propio Guzmán.

Seguí leyendo:

Economía reabre canje a tenedores de deuda local para lograr una aceptación del 100%

El gobierno se reunió con el Consejo Agroindustrial: enviarán un proyecto de ley al Congreso con beneficios en esta área

Rocío Penalver

"Amante de la música. Alborotador malvado. Jugador. Experto en tocino. Solucionador apasionado de problemas. Nerd zombi"

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar