Tecnología

Lucía Bellocchio, experta argentina en Smart Cities humanizando la tecnología

En sus conferencias, clases magistrales y consultoría (N i R: Bellocchio es la directora de la carrera de Smart Cities de la Universidad de Australia) suele advertir, en tono pedagógico y sin perder nunca la sonrisa, que el término Smart City tiene, en hoy en día, mucho marketing. Por esta razón, especialmente cuando se enfoca en países en desarrollo, usa esa etiqueta de pinzas.

«Todo el mundo habla de Smart Cities, pero la verdad es que ninguna pueblo se vuelve inteligente de un momento a otro. A veces me llaman desde un municipio y dicen ‘queremos ser una ciudad inteligente’ y les explico que se necesitan muchas condiciones para eso. Además, no me parece justo comparar Australia o Canadá con Argentina. Al asesorar a organizaciones en América Latina, me gusta pensar más en soluciones o proyectos concretos que sean inteligentes o innovadores. «Quizás, si sumamos muchos de ellos, una ciudad termine despertando».

Hablemos, a la distancia, aunque no lo sea, con esta fiel exponente del talento argentino desplegado en todo el mundo, que ahora le da el pésame a Varsovia desde donde, junto a su esposo, celebra los cuatro meses de Tom. es pequeño.

Periodista: El año pasado Varsovia fue distinguida de la Unión Europea (UE) con un premio por su accesibilidad. ¿Es la capital de Polonia una ciudad inteligente?

Lucía Bellocchio: Bueno, la verdad es que tiene, o al menos tiene características de un desarrollo bien diseñado. Por ejemplo, me llamó la atención la cantidad de empresas que ofrecen vehículos desde que llegamos. Para el bloque hay coches con al menos 3 marcas, entre ellos algunos de gama alta y grandes, no pequeños como los típicos Smart que se ofrecen en toda Europa. Claramente, está claro que hay mucha demanda, y las dos empresas fuertes que veo son Innogy go y Panek. La presencia que tienen es extraordinaria. La gente los usa mucho. Además, toda la ciudad está diseñada para andar en bicicleta y caminar. De hecho, en la calle está señalizado por donde deben caminar quienes estén mirando el celular.

Pregunta: Entonces, además de caminar y andar en bicicleta, en la capital polaca hay quienes alquilan un automóvil para un viaje corto, pero prefieren un vehículo tipo sedán, ¿incluso los de lujo?

LB: Bueno, en Polonia, las familias suelen tener varios hijos. El estado fomenta esto mediante un subsidio. Por eso creo que muchos eligen autos de 4 puertas con espacio para cargar a toda la familia. También se ven en las calles, por lo que no los eligen solo por la ciudad. Si bien el coche compartido es una tendencia en toda Europa, ¡aquí en Varsovia es una mega tendencia!

READ  El hombre que le enseñó a Uber a decir "perdóname" (y obtuvo un conocimiento empresarial invaluable)

Pregunta: En nuestros países, pensar en ciudades inteligentes a veces suena audaz o ingenuo. Hablando de movilidad, en CABA una de las variables que las empresas de patinetas no habían considerado era el robo o el vandalismo …

LB: Pues esto es una realidad, y además en ocasiones no está previsto cómo regular la actividad en la normativa. Por ejemplo, estuve en São Paulo el día que la Justicia decidió que debían retirar todas las patinetas de las carreteras públicas porque no estaban reguladas. Recuerdo haber tomado algunas fotos increíbles, mostrando camiones de la prefectura que llevaban docenas de patinetas como esta, de un momento a otro. Ese día fue un caos. Luego encontraron un camino de regreso al negocio, pero bueno, la acción fue un poco prematura. En este tipo de innovación, a menudo sucede que los hechos están muy por delante de las regulaciones.

P: Algo similar le pasó a UBER, ¿verdad?

LB: Completamente. En Buenos Aires y en diferentes ciudades del mundo la discusión fue si entrar en la vieja regulación o hacer una nueva. Y, sin embargo, en algunos lugares se discute cómo solucionarlo.

Pregunta: Al mismo tiempo, creo que no es fácil intentar hacer una ciudad inteligente cuando ni siquiera se puede caminar, debido a la inseguridad. ¿Has conocido casos como este?

LB:Sí, por supuesto. En El Salvador, desde el momento en que te bajas del avión, los propios vecinos te aconsejan que te subas a un coche y así vayas al hotel, pero no a pie. Las pandillas salvadoreñas son un fenómeno de inseguridad y violencia de renombre mundial. Ves soldados en la calle todo el tiempo, con armas largas y, por supuesto, este tipo de experiencia no tiene nada que ver con lo que buscas cuando piensas en una ciudad inteligente.

Lucía Bellocchio Estonia

Bellocchio visitó las principales ciudades digitales del mundo. Estonia es el país más digital del mundo.

No es casualidad que Lucía se preocupe por esta difícil unión entre los nuevos enfoques de la vida de la ciudad y los problemas humanos complejos y de largo plazo en estas latitudes, como la pobreza, la marginación, la exclusión o la violencia.

Para entender su perspectiva sobre las Smart Cities, hay que recordar que su primera experiencia laboral fuera de Argentina ocurrió ni más ni menos que en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Costa Rica.

Siguiendo al público de la región, Bellocchio se reunió con varios países centroamericanos y luego vivió en La Habana. El premio Nobel, con gran mérito académico, se formó consistentemente mediante la preparación de sentencias que condenaron a varios países por violaciones de derechos humanos. “En cada caso, en la corte, me conmovió profundamente. “La objetividad de la Justicia es muy difícil cuando escuchas a una madre durante 3 horas explicar cómo fue asesinado su hijo”, reflexiona.

La experiencia de la CIDH la marcó de tal manera que, junto a Alfonso Santiago (Director de la Escuela Universitaria Australiana de Política, Gobierno y Relaciones Internacionales), escribieron y publicaron la historia de esa organización, en un libro que fue presentado en finales de 2018

Pero al mismo tiempo, Lucía se interesaba cada vez más por las ciudades; primero su transformación digital, y la suficiencia de tecnología residentes después.

Centrándonos en el tema, algunas cifras merecen justificar la preocupación: la ONU estima que dentro de 30 años, el 75% de los seres humanos vivirán en conglomerados urbanos. Al mismo tiempo, hoy las principales ciudades del mundo se concentran en solo el 2% de la superficie del planeta, pero consumen el 78% de la energía producida, mientras que dañan el medio ambiente en el 60% de la contaminación total mundial.

En este marco, Bellocchio acaba de ser destacada como una de las 50 mujeres líderes del Cono Sur, por la ONG Vital Voices. El premio es el resultado de cumplir con su compromiso con las personas más esenciales de las personas y su pasión por descubrir la innovación donde la tecnología tiene escala humana.

P: Hablemos sobre Smart Trend Cities y cómo la innovación social puede impregnar América Latina.

READ  Golpearon brutalmente a un ladrón que intentó robar el celular de una mujer

LB: Trend Smart Cities es la consultoría que iniciamos este año, con la idea de asesorar a organizaciones públicas y privadas en el desarrollo de proyectos de ciudades inteligentes. Lo que suelo explicar en esto es que, muchas veces, para mejorar la calidad de vida de las personas no es necesario un gran desarrollo tecnológico.

Por ejemplo, y continuando con el movimiento urbano, hubo una experiencia en Cuba que me marcó mucho. Viviendo allí, usé una aplicación que es como Uber cubana. Y a pesar de todas las dificultades técnicas, ya pesar de que los coches son muy antiguos, la verdad es que funciona. De la misma manera, a veces entender la técnica de la innovación te hace pensar: una vez, quería ir a la parte más vieja de La Habana y no sabía cómo, y los vecinos me decían que en ciertas esquinas hay autos que paran. recorridos cortos y conjuntos.

A tener en cuenta, hay dos señales con las manos hechas por conductores y pasajeros y debes saber: una indica que el auto va recto por 10 carriles, la otra dibuja una curva. Todo el mundo lo sabe y funciona. Pues esto es carroll, otra de las mejores tendencias del primer mundo, solo que sin tecnología. En otras palabras, ser argentino y haber vivido en muchas ciudades de muy diferentes niveles me permite tener una mirada realista cuando pienso en soluciones para mejorar la vida urbana.

P: ¿Y qué alternativa debemos considerar para mejorar las ciudades de Argentina y la región?

LB: Bueno, en principio es importante entender que la tendencia clara es que vivimos cada vez más cerca, porque las ciudades concentran oportunidades de trabajo, estudio y recreación. Pero al mismo tiempo, queremos vivir bien. Las ciudades deben ser habitables, digamos. Y la calidad de vida depende de la contaminación, el nivel de ingresos, la salud en un sentido amplio, etc.

READ  iPhone 11: ¿Cuál es el precio en Argentina?

Por ejemplo, ahora estamos hablando de la ciudad de 15 minutos, en el sentido de que la vida urbana debe poder realizarse a pie y teniendo cerca lo que necesitamos. Es decir, una de las cosas más vistas es que estamos eliminando el coche en la ciudad, para combatir el sedentarismo y mejorar la calidad del aire que respiramos.

Pero, al mismo tiempo, le pedimos a la ciudad todo: que nos entretenga, que estudiemos, trabajemos, que tengamos espacios verdes … Y al final, sin planificar, es muy Problemas urbanos difíciles de resolver. Creo que debemos pensar en lo que queremos de nuestras ciudades y dar participación ciudadana, y luego entrar en acción y tomar decisiones.

Pensar en el futuro, casi siempre, cae en paradojas e incertidumbre. Lucía Bellocchio estudia estos días el debate entre destacados urbanistas que discuten cómo asignar recursos a las ciudades. Según ella, hay quienes creen que es mejor planificar marcos temáticos (uno para la administración pública, como en el caso de Brasilia; otro, universitario, otro industrial) y otros, por el contrario, entienden que hoy el más Es bueno que los habitantes de las ciudades encuentren todo lo que necesitan lo más integrado y cercano posible.

Dejando a un lado el contraataque, al final de la conversación es inevitable quedar embarazada de algo de nostalgia, incluso cuando queremos con ansias lo que apenas sabemos. Porque, al fin y al cabo, basta con alejarse del Obelisco para descubrir cómo en las ciudades argentinas la gente se mueve en bicicleta oa pie y se tardan quince minutos desde su casa hasta la plaza.

Tal vez sea cuestión de tomar una decisión y conseguir el coche. Quién sabe, uno de estos días terminamos en San Pedro, nuestro pueblo natal y la ciudad de Lucía, y de tanta pesca en Paraná, nos atrevimos a cambiar nuestras vidas.

Octavio De Guzman

"Aficionado a la televisión. Pionero de Internet. Amigo de los animales en todas partes. Escritor ávido".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar