Biden se enfoca en la transición mientras Trump juega …

después celebrar su histórica y tardía victoria en las elecciones del martes pasado, Joe Biden Este domingo se centró en los preparativos de su llegada a la Casa Blanca con dos prioridades: luchando contra la pandemia y reconciliando un país dividido. Biden mantuvo su hábito de ir a misa y poco después se dirigió al cementerio donde yacen los restos de su hijo Beau, su primera esposa Neilia y su hija Naomi. Por su parte, el presidente saliente Donald Trump regresó a su club de golf privado en el estado de Virginia y pasó a admitir la derrota en las elecciones del 3 de noviembre. Prometió redoblar su ofensiva judicial para desafiar los resultados, algo ignorado por los votantes demócratas que celebraron la victoria de Biden en las calles de las principales ciudades del país.

Joe Biden anunció el inicio del equipo de transición con el que se separará Vicepresidenta electa Kamala Harris. Se enfocará en los principales desafíos actuales del país: abordar la pandemia del coronavirus, reactivar la economía, promover la “igualdad racial” y luchar contra la crisis climática.

Covida-19, que deja 237.425 muertos hasta el momento en Estados Unidos, será la prioridad de Biden como presidente electo. Este lunes formará un grupo de expertos para desarrollar un plan nacional para frenar el virus que se podrá implementar desde el mismo día que toma el poder, el 20 de enero.

Durante la campaña presidencial Biden ya había trazado algunas líneas de su plan contra el coronavirus, como un proyecto destinado a formar una red nacional de pruebas, la obligación de usar mascarillas en edificios federales y vacunación gratuita, cuando está desarrollado y probado.

Otro eje importante del nuevo gobierno de Estados Unidos será la promesa de ir más allá del proceso de retirar a Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecido por Trump, y nuevamente en el Acuerdo Climático de París prestar especial atención al cambio climático. El presidente demócrata prometió Anule el decreto de inmigración firmado por Trump, que prohíbe la entrada al país de ciudadanos de algunos países musulmanes. En este sentido, también promoverá la regulación de unos once millones de indocumentados.

READ  La Unión Europea abre una demanda contra el Reino Unido por la ley británica que modifica el acuerdo del Brexit

Biden y su compañera de fórmula Kamala Harris, la primera mujer en convertirse en vicepresidenta del país, deberían comenzar a considerar su conformidad gabinete, que se espera que produzca un pre-asiento para mujeres y representantes de minorías. En línea con su discurso sobre la unidad, también se especula sobre la inclusión de representantes del ala “izquierda” de su partido, sin mencionar a los centristas y quizás incluso a algunos republicanos. Pero esta decisión está sujeta a la formación del Senado y esos resultados aún no se han determinado.

En la legislatura en ejercicio, los republicanos tenían mayoría en la cámara alta con 53 de los 100 escaños. En esta elección, en la que se renovaron 35 escaños, los demócratas perdieron uno y perdieron ante dos republicanos. Pero el conteo aún está pendiente en dos estados y se necesitará una segunda ronda en Georgia porque ninguno de los candidatos alcanzó el umbral para ser elegido. El Senado será fundamental para responder a la grave crisis económica provocada por el covid-19, que dejó a millones de desempleados y dañó profundamente la economía estadounidense.

Ahora presidente electo de los Estados Unidos, Biden mantuvo su rutina todos los domingos asistiendo a misa en una iglesia cerca de su casa en el estado de Delaware. Un católico practicante, el ex vicepresidente Barack Obama, junto con su hija Ashley y su sobrino Hunter, asistieron a la iglesia St. Joseph en Brandywine, Wilmington, su ciudad natal. Poco después fue al cementerio donde están enterrados su hijo Beau, su primera esposa Neilia y su hija Naomi.

Sordos a las celebraciones que se prolongaron hasta la madrugada del domingo en Washington y se concentraron frente a la plaza donde se ubica la Casa Blanca, Donald Trump volvió a relajarse en su club de golf. Si el sábado emitió un comunicado en el que destacó que “la elección aún no había terminado” y denunció, nuevamente sin pruebas, “fraude electoral”, el domingo simplemente se limitó a citar a dos periodistas de Fox, el canal de su favorito, y un artículo del sitio de extrema derecha Breitbart News.

Uno de los pocos republicanos que resultó aceptar la victoria de Biden fue el ex candidato presidencial y senador de 2012 Mitt Romney, quien mostró su disposición a trabajar con el presidente electo. Por su parte, el expresidente George W. Bush (2001-2009) felicitó a Biden, y si bien dijo que Trump “tiene derecho” a exigir que se revise la votación, aseguró que “los estadounidenses pueden tener confianza en esta elección”. honesto “.

READ  Rusia autoriza la vacunación Sputnik V contra el coronavirus para personas mayores de 60 años

Biden y Kamala Harris se convirtieron en presidentes electos de Estados Unidos el sábado por la mañana, después de cuatro días de lento escrutinio. Poco antes de las 11:30 a.m. hora local en la costa este, las principales cadenas de televisión transmitieron sus proyecciones dando al nominado demócrata el ganador mientras extendía su ventaja en Pensilvania por más de 30,000 votos a Trump y superó la cifra. magia de los 270 votos electorales necesarios para el triunfo.

La noticia hizo que ciudades donde hay una mayoría democrática, como Washington, Nueva York y San Francisco, se conviertan en un verdadero partido con él. Miles de personas gritan “Trump despedido”, la mítica frase que pronunció el magnate en su reality show “novato“.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias