Central empató con Unión en un partido intenso y equilibrado

Esta vez Central no fue vertical. No tuvo partidos acompañados para romper con un duro rival. Tuvo deficiencias y también aciertos. Pero la Unión le dejó claro a Kily que aún quedaba mucho por hacer y mucho por corregir.

Central supo afrontar el inicio en el que Unión lo sorprendió con un gol de Gastón González, que rápidamente pasó a Sangiovani, Rinaudo y Novaretti para disparar a Romero.

Pero el dominio inicial de Tatengue no se reflejó en el arco. Y poder volver atrás y nivelar el juego siempre es una buena señal. Aunque el impulso viene de un gol a. Como hizo Nani tras un centro de Villagra.

Fue el punto de partida para una remontada futbolística de la tierra. Por supuesto, todo en un paisaje de intensidad y con situaciones sucediendo en ambos ámbitos.

Y era una cuestión de seguridad. Por eso, cuando se trata de oportunismo, aparece Alan Marinelli, el niño del momento, el delantero que una vez más aprovechó un salto que dio el portero Moyano, tras una patada de Rinaudo, para armarlo de nuevo y celebrar ante la sonrisa de Kily.

La reversión de un resultado no es poca cosa en el proceso de desarrollo del equipo auriazul, sobre todo cuando está formado por muchos jugadores jóvenes, aunque por el contrario, intentó apoyarlo con gran esfuerzo, en el que el portero Romero Fue crucial después de algunas portadas.

Pero el Unión en la última mitad fue superior. Se generaron muchas situaciones provocando ansiedad en la defensa fraudulenta porque el dispositivo de control esta vez tenía muchas deficiencias. De la mitad a la espalda.

READ  Más de 100 cargueros de granos retrasados ​​por huelga de trabajadores portuarios argentinos

Y en ese obstáculo es donde tatengue aprovechó la oportunidad del sorteo. El que logró con un zapato de Cabrera, que adelantó a Romero.

Central puede perderlo. Y también al final gana. Porque se despejó un cabezazo de Laso en la línea Santa Fe.

Central empató en un partido intenso y equilibrado ante un rival que lo puso a prueba. Y más allá de la igualdad que siempre deja una sensación de frustración local, lo cierto es que esta vez la conclusión es clara: aún queda mucho por hacer.

tabli.jpg

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias