Cómo dejar de mirar tu teléfono celular con tanta frecuencia

Seguro miras tu correo electrónico de trabajo cuando termina tu día de trabajo. Las desventajas de esta práctica son obvias, aunque tener un horario flexible o trabajar desde casa tiene sus ventajas. El aumento de la actividad del correo electrónico lleva a estrés, agotamiento emocional y conflictos entre la vida laboral y familiar. Y no solo aquellos que están trabajando con problemas están estresados.

El estrés está específicamente relacionado con no trabajar, pero seguir “en guardia”, accesible a supervisores, asociados o clientes. En trabajos que requieren más disponibilidad unos días que otros, las personas se sienten más ansiosas y cansadas y están de peor humor por las mañanas que tienen que trabajar más horas de lo habitual, e incluso muestran picos de cortisol. una hormona relacionada con el estrés.

Incluso si tiene la suerte de no recibir nunca un correo electrónico de su jefe con una “pregunta rápida” a las 9:00 p. M. Del miércoles por la noche, es casi seguro que utilice teléfono tanto como cualquier otra persona, solo para ver Facebook, Twitter o jugar un juego reciente. Solo escuchar el sonido de un mensaje o el tono de una llamada entrante nos llama la atención y llama nuestra atención de lo que estamos haciendo en ese momento.

Guarde su teléfono en un bolsillo con cremallera en su mochila, bolso o cartera.  De esa forma tendrás que abrir el cierre y mirar en el bolsillo para sacarlo.  Foto: Ilustración de Shutterstock.

Guarde su teléfono en un bolsillo con cremallera en su mochila, bolso o cartera. De esa forma tendrás que abrir el cierre y mirar en el bolsillo para sacarlo. Foto: Ilustración de Shutterstock.

Y luego están las consecuencias para nuestra relación. Ignora a tu pareja por celular (llamada) ningufoneo, fubing) es un nuevo indicador de que algo anda mal en una relación. Los miembros de una pareja miran constantemente sus teléfonos celulares en lugar de comunicarse entre sí. El resultado predecible es un aumento del conflicto y una erosión gradual de la intimidad.

Por qué nuestras relaciones sufren no es un misterio. Perder de vista su teléfono celular es como usar anteojeras voluntariamente. Extrañas todo lo demás y miras solo lo que está justo frente a ti: a saber teléfono. Lo ves cuando vibra, cuando suena, cuando te sientas por la mañana, cuando sales del coche, cuando llegas a la oficina, cuando subes al ascensor y cuando sales …

6 estrategias para dejar de mirar su teléfono celular con tanta frecuencia

1. Reaccionar

Lo primero es darse cuenta que está mirando el teléfono más de lo necesario. Puede parecer una mente sin sentido, pero los hábitos efectivos son efectivos precisamente porque están ocultos de su yo consciente. Entonces tienes que sacarlos, ser consciente de ellos.

2. Elimina lo que te hace agarrar tu celular

El siguiente es comprobar las condiciones de contexto que habilitan y facilitan el uso del teléfono. Algo es bastante simple, en este caso: eliminar las condiciones que te obligan a usar tu celular. La forma más sencilla y directa de hacerlo es no tienes el teléfono en ti. No la lleves contigo cuando te sientes a desayunar o cuando te tomes un descanso del trabajo para tomarte un café y una dona (más adelante elegirás el hábito de las donas).

La primera vez será difícil hacerlo, pero si no trabajas en los servicios de emergencia, nadie se dará cuenta de que dejas el celular a un lado durante un cuarto de hora.

Estrategias para dejar de lado el celular (al menos por un tiempo).  Foto: Ilustración de Shutterstock.

Estrategias para dejar de lado el celular (al menos por un tiempo). Foto: Ilustración de Shutterstock.

3. Decide preocuparte menos

Quizás no sostener el teléfono con usted parece un método muy obvio para deshacerse de su impacto. Pero, afortunadamente, los teléfonos móviles incluyen una serie de condiciones que podemos reorganizar y manipular a nuestra conveniencia. Fike Silence. Active el modo “No molestar” para que solo sus contactos favoritos puedan comunicarse con usted. Deshabilitar alertas elimina estímulos y evita que surja automáticamente esa idea repetitiva y molesta: “Cell Phone Lookup”.

4.Hazlo más difícil para ti

Hay más cosas que puedes hacer. Guarde su teléfono en un bolsillo con cremallera de tu mochila, tu mochila o tus bolsos. De esa forma tendrás que abrir el cierre y mirar en el bolsillo para sacarlo. O tu puedes apagar después de cada uso, así que siempre que quieras echarle un vistazo tienes que volver a encenderlo, con todo lo que eso implica. Este ligero retraso puede no parecer un gran problema para su mente consciente, pero agrega fricción y tal vez incluso algo de irritación (“Pero bueno, ¿el sensor no reconoce mi cara o mis huellas digitales de nuevo?”)

READ  Misiones: comienza el proceso de instalación de cámaras de seguridad en patrullas de la policía

Una forma sencilla de aumentar la latencia y la fricción es simplemente eliminar la aplicación o el correo electrónico de Facebook de su teléfono móvil. Al menos así tendrás que abrir tu navegador y marcar manualmente gmail.com o facebook.com en lugar de delegar en las aplicaciones de esas empresas, que están expresamente diseñadas para evitar fricciones.

Otra táctica es vincular una acción nueva y saludable a su hábito de uso del teléfono. Incluso cuando logre reducir la cantidad de veces que revisa su teléfono celular, continuará viéndolo. Entonces, puede usar ese hábito persistente (y quizás necesario) para adquirir un nuevo hábito que haya elegido conscientemente y que coincida con sus objetivos.

¿Qué pasa si cada vez que miras el teléfono llamas a un miembro de la familia solo para saludar y hablar un rato? Una de esas llamadas que se disfruta tanto, una llamada espontánea, sin ningún motivo en particular. Seguramente los miembros mayores de su familia estarán emocionados de que los llamen. Y así podrás retomar las relaciones que los dejaron desvanecerse (paradójicamente, por la excesiva actividad en las redes sociales).

Si establece este nuevo hábito, lo pensarás dos veces antes de conseguir el celular. A veces no te gusta hablar con nadie, lo que dificulta ver el teléfono por casualidad, sin necesidad inmediata.

Elija lo que elija para que le resulte difícil mirar su teléfono celular, hágalo continuamente y continuamente. Con la repetición, el cambio que inicialmente le costó tanto se volverá automático. La nueva acción comenzará a ocurrirle de inmediato y la dificultad de volver a su antiguo hábito continuará.

Wendy Wood, experta en hábitos, es la autora de Good Habits, Bad Habits.  La ciencia de poner en práctica los cambios positivos que perduran en el tiempo (Urano Editor).

Wendy Wood, experta en hábitos, es la autora de Good Habits, Bad Habits. La ciencia de poner en práctica los cambios positivos que perduran en el tiempo (Urano Editor).

5. Use un reloj de pulsera

Además de cambiar los estímulos establecidos y aumentar la fricción, puede facilitar otras acciones. ¿Hay algo que pueda hacer en lugar de mirar su teléfono celular e igual de rápido?

READ  El 80% de los pagos aún son en efectivo, a pesar del avance digital debido a la pandemia

Hay una alternativa que vale la pena que vi muchas veces mientras trabajaba: usar un reloj de pulsera.

Con qué frecuencia obtienes tu celular para ver la hora o la fecha y solo abres Facebook porque tienes un teléfono en la mano, Y ya que estas viendo el correo porque ves que tienes algunos mensajes en la bandeja de entrada, etc, etc? En lugar de meter la mano en el bolsillo, mire su muñeca.

Consiga un reloj que le guste y que le guste llevar. Un reloj de color, por ejemplo, o uno con calculadora o cronómetro, o un reloj mecánico tradicional (pero no un reloj inteligente: esto es un engaño). Este reemplazo reducirá instantáneamente el tiempo que pasa mirando su teléfono.

6. Recompénsese con una recompensa

Y finalmente, no mires el teléfono útil. Puedo pensar en una gran recompensa por dejar de lado el teléfono. Supongamos que se queda en un café por un tiempo, a media tarde, porque se tomó un descanso del trabajo. Este es el momento ideal, por supuesto, para levantar el teléfono y ver las noticias. Pero apagas tu celular, lo guardas en un bolsillo con cremallera y además, si lo usas, también tendrás que llamar a tu tía. De modo que ha podido cambiar con éxito los factores condicionantes e imponerse fuerzas limitantes.

Pero sentarse y perder el teléfono no es muy agradable.

Encuentra algo que disfrutes haciendo. Dedícate a una actividad que ha estimulado a las personas durante siglos, algo perfecto para ocupar la mente un rato, y no solo eso, sino también para ampliar horizontes y llenar los huecos. Algo que te proporcione una anécdota interesante que contar o un buen principiante a las conversaciones cuando te sientes a cenar con tu familia esta noche. Algo móvil y resistente. Algo que nutre tu ser. ¿Leyendo un buen libro, quizás?

Extracto del libro Buenos hábitos, malos hábitos. La ciencia de realizar cambios positivos que perduran en el tiempo, por Wendy Wood (Editora de Urano).

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias