Con la caída del azul, ¿cuánto costará el dólar al final del año?

Luego del récord de 195 pesos alcanzado el 23 de octubre, dólar el azul continuó cayendo y terminó esta semana en 157 dólares. Así, la brecha cambiaria con el billete mayorista bajó del 150% al 100%, pero sigue siendo la más alta en 31 años y el Banco Central sigue perdiendo reservas.

Por otro lado, a pesar de que el feriado bancario del viernes paralizó las operaciones en los bancos, los precios del dólar financiero terminaron de manera estable pero nuevamente requirieron una intervención formal. Así, el dólar bursátil terminó la semana cayendo 0.2%, a 141.58 pesos, y el efectivo en liquidación subió apenas 0.1%, a $ 147.

En medio de esta tensa calma cambiaria, las previsiones de los especialistas para el dólar fueron publicadas el viernes en la Encuesta de Expectativas de Mercado (REM) realizada por el Banco Central. Estiman que el dólar mayorista llegará a 84 pesos en diciembre (un aumento de $ 0.20 respecto al REM anterior) y 125 pesos a fines de 2021. Considerando que el dólar mayorista cerró el jueves a 79 , $ 10, eso significaría que todavía puede subir 15 pesos por el resto del año.

Otro estudio de mercado importante es el del portal FocusEconomics, aunque en este caso las previsiones se hicieron a mediados de octubre, en medio del vuelo azul. En línea con REM, para los economistas encuestados, el dólar cotizará a 86,22 dólares al final del año, 6 centavos más en comparación con las cifras esperadas en septiembre.

“En octubre el Banco Central anunció que administraría el barco del peso, dejando de lado la anterior estrategia de devaluación diaria, con el fin de apoyar el comercio y fortalecer la economía en crisis. En el futuro, el peso seguirá depreciándose por alta inflación y una economía frágil “, dijo el informe.

Publicidad y deuda

El anuncio más importante de la semana que ayudó a calmar los azules fue que el ministro de Economía, Martín Guzm, aseguró que Hacienda no pediría al BCRA más adelantos temporales en efectivo para fin de año, lo que significó más emisiones de pesos. ya es hora de mayor inflación y devaluación.

Así, Economía busca “avanzar en una agenda para la normalización del financiamiento del sector público” y “crear un puente de previsibilidad entre la ejecución del presupuesto del año en curso y el presupuesto 2021, que contempla una reducción significativa de las necesidades de financiamiento y crédito del BCRA al gobierno “.

Y justificó la necesidad de este año de una mayor ayuda del BCRA, en el que tuvo que plantear la cuestión monetaria para financiar la lucha contra el coronavirus, “ante la imposibilidad de acceder a financiación a través del mercado de capitales”.

Para reducir su dependencia del BCRA, el 30 de octubre Hacienda ya había cancelado por adelantado los anticipos temporales de 101.000 millones de pesos, que sumaban $ 26.000 millones que ya se habían pagado entre el 9 y el 23 de octubre.

Por otro lado, para mantener el tipo de cambio tranquilo, la Economía continuó esta semana con su estrategia de emitir bonos en pesos con el fin de absorber la mayor cantidad de dinero en circulación y así reducir la presión sobre el mercado cambiario y la inflación.

El martes, el Palacio de Hacienda ofreció facturas a tasa variable más un margen de vencimiento el 29 de enero y 31 de marzo de 2021. La tasa de referencia fue la de Pases Pasivos (nominal anual) a 7 días que se publica diariamente en el Banco Central.

READ  Viaje gigantesco: Comlux 787 Business Jet vuela 20 horas

Y en octubre, parte del peso que Guzmán había logrado sacar del mercado era a través de un Bono del Tesoro Nacional vinculado al dólar (vinculado al dólar) por el equivalente a $ 1.660 millones. Este título ha sido pactado en pesos y se pagará en pesos al tipo de cambio oficial del 29 de abril de 2022.

La economía apunta a atraer $ 340.000 millones durante noviembre, por lo que emitirá esta semana bonos por dos dólares por hasta $ 750 millones. Además, el lunes ofrecerá a los tenedores de títulos de deuda de siete pesos la conversión en dos bonos denominados en dólares: Step Up AL30 y Step Up AL35, con vencimiento el 4 de diciembre y el 17 de abril. En este caso, busca evitar que los fondos en circulación acaben en dinero líquido.

Panorama incierto

Aunque los anuncios que sigue haciendo Guzmán y las ofertas de bonos buscan consolidar la “paz cambiaria”, los analistas dicen que aún existen algunos indicadores preocupantes.

Por un lado, afirman que las reservas siguen cayendo: en octubre, el BCRA tuvo que vender $ 1.100 millones para evitar un salto en el tipo de cambio. La expectativa oficial es que la promesa de no devaluar acelera las liquidaciones del campo y también que vendrán dólares de la zafra, aunque para esta última faltan unos meses. Si no es posible evitar que el Banco Central continúe interviniendo en el dólar, el mercado afirma que será muy difícil evitar la repentina devaluación repentina.

Otro signo preocupante, dicen los analistas, es la rápida caída de los depósitos en dólares. En medio del dólar en alza, $ 1.5 mil millones salieron del sistema en octubre, una cifra que no se había registrado desde el año pasado. Este es probablemente el principal signo de desconfianza hacia los pequeños y medianos ahorradores, que prefieren sacar los billetes del banco y transferirlos a cajas fuertes o “colchones”.

A esto se suma el hecho de que los depósitos en pesos comenzaron a caer: en octubre hubo una caída de $ 110.000 millones, que recortó un rango de crecimiento en meses anteriores. Esto sucedió porque las empresas buscaban otras opciones más atractivas, especialmente los bonos denominados en dólares que el Gobierno impuso la semana pasada. Si esto continúa, dicen algunos analistas, los bancos deben aumentar aún más las tasas de tasa fija para mantener esos fondos, algo que podría afectar la recuperación económica.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias