El exlíder argentino tenía una relación “correcta” con la Iglesia del Papa

ROMA – Cuando Carlos Saul Menem, quien gobernó la patria de Argentina desde el Papa Francisco durante una década en la década de 1990, murió el domingo, el país perdió a su único ex presidente recibido por el Papa, quien fue generalmente cauteloso, los gobernantes argentinos después de tomarlos. He dejado el cargo.

Menem, amigo cercano del predecesor del Papa Francisco como arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Antonio Quarracino, también estuvo vinculado con el predecesor del Papa, Juan Pablo II, quien encabezó la oposición latinoamericana en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Control de la Población en El Cairo en 1994 contra el aborto.

Menem también jugó un papel clave en la apertura de Cuba al mundo a través de dos de sus colaboradores más cercanos, mucho antes de que los presidentes Barak Obama y Raúl Castro agradecieran públicamente al Papa Francisco su contribución a la intermediación del acuerdo de 2014.

Menem fue elegido en 1989 y gobernó hasta 1999. Tras una reforma constitucional que hizo posible su reelección en 1994, envió a Cuba a dos empleados, Alberto Kohan y Ricardo Romano, después de haberlos enviado inicialmente a una reunión con el arzobispo italiano. Ubaldo Calabresi. luego el representante papal en Argentina.

Calabresi les entregó una carta a Fidel Castro en la que se retrataba a los dos argentinos como “portadores de una distensión en relación con Cuba” y como “personas inclinadas a negociar la paz” y como “absoluta confianza” en la Santa Sede.

Esta carta, apoyada por el entonces arzobispo Jean-Louis Tauran, entonces canciller del Vaticano, convenció a Fidel Castro de solicitar una audiencia con Juan Pablo II para invitarlo a Cuba. La reunión tuvo lugar en 1996, y un año después el Papa polaco se convirtió en el primer Papa en visitar la nación insular.

READ  Semana financiera: el dólar barato alcanza un mínimo de dos meses y las acciones rompen alcistas

La periodista argentina Claudia Peiro informó sobre la iniciativa de Menem en 2015 Infobae, el sitio de noticias en español más leído del mundo.

El gobierno de Menem, dijo centro Sunday “era alguien que tenía muy buena relación con la iglesia institucional. En el momento de su presidencia, la figura central sobre el terreno era la de Quarracino, con quien tenía una relación muy estrecha. Y como siempre digo, Quarracino fue el primer elector de Jorge Mario Bergoglio en el papado porque lo estaba buscando después de que los jesuitas lo exiliaran en Córdoba. “

“A diferencia de otros presidentes que disfrutaban chocando con la Iglesia o destacando los errores de los obispos, como [Raul] Alfonsin y [Nestor] Kirchner, Menem ha optado por ver a la iglesia como un aliado ”, dijo Peiro, editor de De Infobae Edición de fin de semana, dijo por teléfono.

Cuando Menem reformó la constitución en 1994, incluyó la defensa de la vida humana desde el momento de la concepción, razón clave por la que la reciente legalización del aborto en Argentina se considera inconstitucional, y esto “a través del diálogo y el consenso”. con Quaraccino, según el periodista.

En 1998 Menem declaró el 25 de marzo como el día nacional del feto, que coincidió con la fiesta de la Anunciación. Este decreto se produjo meses después de la visita de Menem a Juan Pablo II en 1997. Informes de la época Señalan que el argentino había prometido que esta iniciativa estaba en marcha.

Menem provenía de una familia musulmana que emigró a Argentina desde Siria pero se convirtió al catolicismo en su juventud. No siempre se llevaba bien con los obispos con los que tenía que trabajar: cuando era gobernador de la norteña provincia de La Rioja, se topó públicamente con el obispo Enrique Angelelli (hoy considerado bienaventurado, un milagro fuera de la santidad) por promesas incumplidas del campaña, incluida una reforma agraria.

READ  Las empresas farmacéuticas que venden la vacuna covid-19 en Chile no responderán en caso de lesión o muerte inoculada

Angeleli, un crítico abierto del último gobierno militar que gobernó Argentina en la década de 1970, fue asesinado en circunstancias sospechosas, aparentemente para defender a los pobres.

RELACIONADO: La versión argentina de Romero fue martirizada por el Papa Francisco

Cuando San Juan Pablo II murió en 2005, el entonces presidente Néstor Kirchner estaba enojado con la Iglesia por riñas con el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio (ahora Papa Francisco), quien criticaba abiertamente a los políticos corruptos. Menem, que se había reunido varias veces con el Papa polaco, decidió asistir a los servicios funerarios junto a decenas de otros líderes mundiales.

Menem visitó el Vaticano seis veces durante su presidencia, la más reciente en 1999.

En 2016, se convirtió en el primer y único expresidente argentino en ser recibido por el famoso Francisco. atrapó La expresidenta Cristina Kirchner (ahora vicepresidenta del país) durante una gira europea en 2017.

Según Peiro, Menem tenía la relación “correcta” con la Iglesia.

“Por el debate sobre el aborto, en Argentina vemos la demanda de separar Iglesia y Estado, pero esto es resultado de la ignorancia porque están separados. Pero más allá de esa división, están tratando a la Iglesia Católica como si cayera del cielo y aterrizara en Argentina, ignorando esto ya a principios del siglo XIX cuando tuvimos nuestra primera [independent] Congreso, la mitad de los diputados eran en realidad del clero. “

“El hecho de que representen dos áreas diferentes no debería significar que sean mutuamente excluyentes”, dijo. “Con eso en mente, creo que Menem tenía el vínculo normal que todo presidente argentino debería tener con la Iglesia. Siempre que sea criticada, la iglesia local debe hacer huelga por un día para que podamos entender el trabajo que hacen en las escuelas, hospitales, comedores populares y guarderías para drogadictos. “

READ  El restaurante argentino de leña Barda abre en el centro de la ciudad de Detroit en la antigua sala magnet

Sin mencionar que “los sacerdotes católicos comprometidos son el único obstáculo para detener a los narcotraficantes”.

Menem estaba lejos de ser perfecto. De hecho, ha enfrentado muchas denuncias de corrupción, e incluso hay una ciudad en Argentina que lo ha hecho. le explicó un persona no deseada por su papel en la voladura de una fábrica militar para ocultar el hecho de que las armas se vendieron ilegalmente a Ecuador y Croacia en 1995.

Menem llevó una vida personal de la prensa sensacionalista mientras revivía la economía argentina, pero su presidencia de dos años de 1989 a 1999 colapsó bajo el peso de los escándalos de corrupción.

Conocido por su melena de pelo negro y tupidas patillas grises, Menem entretuvo a los Rolling Stones en su apogeo y llevó a Argentina al escenario internacional, pero muchos lo acusan de vender al país y causar muchos de los problemas que plaga ahora, entre ellos. sindicatos increíblemente fuertes que toman como rehenes a todos los presidentes.

Murió después de pasar casi dos meses en el hospital por una infección del tracto urinario, problemas cardíacos y otros problemas de salud. Su cuerpo yacerá en el Capitolio antes de ser enterrado junto a su hijo en un cementerio islámico de la provincia de Buenos Aires.

Aunque Menem murió católico, su primera esposa e hijos son musulmanes.

Sigue a Inés San Martín en Twitter: @inesanma

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias