El lado más humilde de Peque Schwartzman: las deficiencias por las que pasó de niño y las pulseras que vendió su madre para pagar su carrera

Schwartzman celebra el pase a semifinal de Roland Garros (EFE / EPA / IAN LANGSDON)

La vida de Diego Schwartzman se desarrolló como cualquier otro niño, o tal vez no como cualquiera. A los 4 años cambió la pelota y la cuchara sopera de su abuela, con la que golpeaba la pelota de tenis en la puerta de la cocina, por una raqueta de tamaño regular y el Hacoaj Yacht Club, donde se ponía el sol, sorprendió en esos años. temprano con botas, ropa de Barcelona y una diadema en Wimbledon, golpeando la misma pelota pero contra un frontón.

El fútbol fue la alternancia deportiva con el tenis, en los primeros años de Peque. Terminó uno para empezar otro, pero en ningún caso prefirió la escuela pequeña, solo tenían que jugarla. A los 8 años comenzó a distinguirse y su madre, quien vinculó las puntas del telón con comentarios que potenciaron la proyección tenística que, con el tiempo, tendría su hijo. “Síguelo y recuerda, porque será realmente bueno”. recomendó después de su amplia sonrisa. Pasaron los años, pero el recuerdo quedó y fue la misma anécdota con la que un periodista se la presentó a Diego en la Legislatura porteña, cuando recibió la Distinguida Personalidad Deportiva de la Ciudad de Buenos Aires.

Pero entre ese premio y las primeras giras junior y junior, desde Argentina, Sucedieron muchas cosas a su alrededor. “Algunos no me di cuenta y muchos otros mis padres no me hicieron sentir”, dice hoy Diego., recordando aquellos tiempos. Es que su familia pasó de la posición de una familia acomodada de clase media a un colapso empresarial y matrimonial, que casi provocó el divorcio de sus padres, que ya tenían 3 hijos (Andrés Nicolás, Natalie y Matías). . A los 30 años, su madre quedó embarazada de un cuarto hijo (Peque), pero “en ese momento era imposible para nosotros porque literalmente no teníamos suficiente para comer”, dice Silvana. Diez días antes de que naciera Diego, la familia consideró necesario renunciar al departamento en el que vivían para recibir dinero, pagar los gastos de parto y tener algo de comer.

Diego Schwartzman durante el partido ante Dominic Thiem por los cuartos de final de Roland Garros (REUTERS / Gonzalo Fuentes)
Diego Schwartzman durante el partido ante Dominic Thiem por los cuartos de final de Roland Garros (REUTERS / Gonzalo Fuentes)

Tiempo después, a partir de esa beca para poder jugar en Hacoaj, empezó a jugar torneos G3 y teníamos que intentar conseguir recursos. Así fue como “Zorrito”, como le dice Ricardo a su padre, Tuvo la visión de comenzar a hacer algún tipo de pulseras que su esposa luego vendería.. En un G1 en Maccabi, Ricardo le preguntó a Fede Coria, que había venido de una gira por América, qué eran esas pulseras. “Son pulseras Livestrong y están muy de moda”, respondió y dio la idea. A partir de ahí, la madre Silvana recorrió todas las giras en las que Diego jugó con unas 3.000 o 4.000 pulseras con logos de varias marcas reconocidas. por lo cual, obviamente, no se pagó ninguna tasa. “La madre de Schwartzman, la rizada”, era la respuesta que cualquier niño preguntaba si podía comprar estas pulseras. “Hemos vendido millones” y esto pagó los viajes por Argentina del Peque.

READ  "Hacían todo más bonito": la emoción de Lizardo Ponce tras pasar la ronda en "Cantando 2020"

Eran ocasiones en las que el espacio también era un lujo. En un caso tuvieron que salir de un hotel porque no podían pagarlo, en otro, todo estaba tan unido en la habitación que cuando Diego se bañaba, la cama de su madre se mojaba. Sin embargo, en realidad enfrentó una sonrisa y la educación de ese chico que muchos creían que era diferente. La única demanda que tenía Top Ten ahora era un televisor en la habitación del hotel y jugo de naranja para el desayuno y, posiblemente, una marca alfa premium.

Los problemas continuaron. Llegaron ropas prestadas y asfixia económica. Cuando Diego cumplió 13 años, la situación económica permitió a sus padres comprar un auto usado, por lo que parecía Taunus, un vehículo que un poco aterrorizado por la vergüenza, del estado en el que se encontraba. Tanto más cuanto que Diego esperó a que nadie estuviera allí para montar o bajarse sin ser visto.

Había muchas personas de Hacoaj interesadas en apoyarlo económicamente, pero ninguna estaba convencida. Contaban con el apoyo del técnico Fabián Blengino y, tiempo después, un Oferta de Dudi Sela, ex tenista israelí, por lo que Diego representar a Israel. “Se acabaron los problemas, él y tu familia”, pero lo mantuvieron como plan B. La AAT no lo apoyó porque estaba fuera del top 3 o 4 del ranking nacional y su carrera Junior lo sacó de esos equipos ya sus expensas. Luego vino un grupo inversor (el mismo que ayudó a Pablo Cuevas), que hasta el día de hoy lo apoya y acompaña tanto como un tour puede y es casi parte integral de su familia.

READ  El fósil de dinosaurio encontrado en Argentina es posiblemente el titanosaurio más antiguo del mundo

Ha sido un largo camino recorrido desde ese frente donde su padre Ricardo le tiró la pelota para intentar darle sus primeros golpes a este joven que pisa con autoridad en la cancha de cada torneo sin importar quién sea. en el otro lado de la cuadrícula. Descendiendo al ascensor, tras la derrota que Peque le provocó a Thiem, un fotógrafo inglés filtra de su barbilla: “Me gusta Schwartzman, juega muy bien, no le importa su altura y siempre está sonriendo”. Este comentario es un factor común para todos aquellos que, hasta cierto punto, han notado la presencia de Diego Sebastián Schwartzman, el semifinalista de este Roland Garros, en una pandemia.

SIGO LEYENDO:

En un partido histórico, Rafael Nadal derrotó a Sinner y jugará la semifinal de Roland Garros ante Schwartzman: fecha y hora del traspaso entre España y Argentina

El gran elogio que Rafael Nadal le hizo a Diego Schwartzman tras confirmar la jugada de semifinales de Roland Garros

¿Cuánto dinero ha ganado Diego Schwartzman hasta ahora como semifinalista de Roland Garros y qué porcentaje tendrá que pagar en impuestos?

Te recomendamos

La heredera mediática despoja su privacidad como nunca antes y habla de todo: locura, amor, familia, soledad, batalla legal con sus hermanos por la herencia, rumores de una solicitud de peritaje psiquiátrico. ¿Quién es en realidad la mujer detrás del personaje que se convirtió en un fenómeno de cuarentena televisiva?

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias