La devaluación se aceleró y derribó los dólares alternativos, que ahora cotizan por debajo del dólar solidario

(Foto: Franco Fafasuli)
(Foto: Franco Fafasuli)

Los dólares alternativos arrancaron la rueda con un aumento de más del 1% pero, como las ruedas anteriores, cuando el crecimiento parecía estable, la oferta de bonos de deuda pareció bajar los precios. Muchos de los vendedores exigían pesos para cubrir las obligaciones tributarias y otros gastos generados hasta diciembre. También hubo una venta del Banco Central, pero en cantidades mínimas, difícil de detectar.

La paradoja es que al cerrar ambos dólares eran más baratos que el dólar solidario, que se vende en los bancos a quienes tienen una cuota de $ 200 mensuales a $ 143,96. El dólar bursátil o MEP con el acuerdo en $ 24,9 millones, un volumen que está por debajo de lo normal, cayó $ 2,56 (-1,8%) a $ 139,49. El dinero liquidado también tuvo poco movimiento. Las operaciones totalizaron $ 64,4 millones y cayeron $ 2,08 (-1,4%) a $ 142,82. El dólar “azul” o barato, con un movimiento sin valor, perdió 1 dólar y atravesó el piso de 150 dólares para cerrar en 149 dólares. Fue el único dólar que superó al dólar solidario.

Uno de los movimientos que favoreció la recesión fue la aceleración de la devaluación. Para compensar los dos feriados, el Banco Central devaluó la moneda 39 centavos, que cerró en $ 82.06. Así, en 9 días de diciembre, el peso se depreció 0,91%. A este ritmo, la moneda podría llegar a $ 84,60 al final del año, lo que es un 4% más alto que el precio de principios de mes. La ventaja de esta devaluación fue que le permitió al Banco Central comprar $ 55 millones porque la oferta de los exportadores superó la demanda de los importadores. Esto permitió que las reservas aumentaran $ 49 millones a $ 38.710 millones, pero aún tiene que calcular la rápida caída del oro que cerró casi un 2% hasta $ 1.836,20 la onza. La desventaja es que la nueva estrategia alimentará la inflación.

READ  El FMI está trabajando de manera constructiva con Argentina en un nuevo programa, dice Georgieva

El dólar de futuros se vio afectado por la depreciación y a finales de diciembre cerró en $ 83,99 después de alcanzar un máximo de $ 84,05. En los meses más críticos, cuando hay más contratos negociados, esto es enero y febrero, el dólar perdió el 0,30% de su valor con lo que los exportadores que son los mayores vendedores en este mercado están haciendo un gran cambio que les permite liquidar los residuos de la cosecha en un gotero porque la ganancia que acumulan cubre sus costos en pesos del mes.

Los arbitrajes entre bonos y dólares combinados con el mercado de futuros están creciendo y dejando a los expertos con buenas ganancias. Los bonos argentinos recuperaron parte de las pérdidas en el exterior el lunes y martes. Esto permitió que el riesgo país cayera 1,2% a 1.434 puntos básicos. Los títulos en pesos tenían mala rueda. Los bonos en dólares de derecho interno tuvieron una caída generalizada, a excepción del AL30D, que subió un 1,47%.

Las acciones subieron lo que sucedió en los mercados bursátiles mundiales, incluidos los de los países en desarrollo, y la menor cantidad de negocios en operaciones en dólares se contabiliza por liquidación. S&P Merval, el principal índice bursátil, perdió un 5,07%. Cabe señalar que el volumen de negocios continuó en niveles regulares por debajo de los $ 1,000 millones. Las pérdidas más fuertes fueron las de Pampa Energy (-7,46%), Telecom Argentina (-5,58%) y ALUART (-6,23%).

Los ADR argentinos, certificados de propiedad de acciones que cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York, también tuvieron un día negativo. Oporto central (-7,02%), Mercado libre (-4,91%) y Transportador Gas Del Sur (-3,53%) fueron los más afectados. Los pocos ganadores fueron Grupo Financiero Galicia (+ 0,80%), IRSA (+ 0,41%), Tabla de macros (+ 0,19%) y subir (+ 0,17%).

READ  Semana financiera: el dólar barato alcanza un mínimo de dos meses y las acciones rompen alcistas

La rueda de hoy puede ser más fuerte porque se recuperará el volumen comercial normal. El primer día laborable de la semana, y sobre todo al volver de un fin de semana largo, es el que tiene menos movimiento.

Seguí leyendo:

Ante los inversores, Martín Guzmán aseguró que la prioridad del 2021 será reducir la inflación y reducir la emisión del peso.

Dejarán de bancarizar a 700.000 empresas y 5 millones de particulares si no responden al Registro Económico

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias