La policía argentina rescata a 70 miembros de un culto cristiano liderado por mujeres que ha secuestrado a niños pobres en todo el país

En una serie de redadas coordinadas en Argentina, los líderes de un supuesto culto sexual religioso dirigido por una mujer de setenta años llamada “tía Eva” fueron arrestados y las víctimas fueron liberadas.

Luego de 23 allanamientos matutinos en las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Salta, Tucumán, Entre Ríos y Neuquén, se rescató a 69 víctimas y se detuvo al menos a diez personas.

Los líderes de la secta están acusados ​​de tráfico de personas y abuso sexual.

El autoproclamado Templo Evangelico Filadelfia estaba dirigido por tres mujeres, encabezadas por la diminuta Eva Petrona Pereyra, de 76 años, que se hacía llamar “tía Eva”.

Las otras líderes fueron la hermana de la señora Pereyra, Divina Luz, conocida como Luz Divina, y Adriana del Valle Carranza, ambas muertas.

Una investigación policial de un año reveló evidencia de que la secta explotaba a niños vulnerables que vivían en las calles o familias de bajos ingresos y, con halagos, los reclutó para una vida mejor.

Al llegar a la iglesia, a las víctimas se les retiraron las identificaciones, se les prohibió el contacto con sus familias biológicas o la escolarización, y se las obligó a trabajar en una panadería administrada por una organización, dice la policía.

La Sra. Pereyra, quien fue arrestada por primera vez en mayo de 2019 pero fue liberada bajo fianza, está registrada como panadera en la oficina de impuestos de Argentina.

La agencia de noticias de Buenos Aires InfoBae informó que aunque la señora Pereyra no tenía tarjetas de crédito ni cuentas bancarias en su nombre, compró una propiedad por $ 500.000 en una estancia llamada La Benquerencia Farm Club, que cuenta con un campo de golf, canchas de polo e instalaciones para montar a caballo. .

READ  Tienda Argentina refuerza equipo de consultores con doble plantilla

El culto también tenía un campo de entrenamiento para devotos llamado El Descanso (Lugar para relajarse), donde, según informes, los miembros recalcitrantes de la secta fueron golpeados y muertos de hambre.

La Sra. Pereyra celebró extrañas ceremonias aparentemente destinadas a restringir los impulsos sexuales naturales de los miembros masculinos de la secta.

Una víctima citada por InfoBae dijo a la policía: “Hay servicios de al menos 20 hombres en el templo una vez a la semana. Apagaron las luces e hicieron música religiosa.

“Eva decía: ‘A lo largo de la historia de la Biblia, el hombre ha atacado a Dios ya las mujeres debido a su naturaleza masculina’. Todos tuvimos que bailar y cuando el Espíritu Santo entró en Eva, ella comenzó a frotar su cuerpo sobre todos los hombres hasta que tuvimos que eyacular.

“Ella explicó que de esta manera nuestra fuerza masculina se debilitó. Ella lo llamó ‘castración espiritual'”.

Los líderes del culto supuestamente provocaron que un joven gay conocido sólo como “Jony” se suicidara después de ser tratado con sentencias y encarcelamiento por su “enfermedad”.

El fiscal de instrucción Santiago Marquevich dijo a La Nación: “Los reclutas de la parroquia Filadelfia quedaron bajo el dominio absoluto de sus líderes, quienes los obligaron en la medida en que controlaban su voluntad.

“A través de este proceso, que a menudo comenzaba a una edad temprana, los seguidores finalmente creyeron que sus líderes eran divinos y permitieron que estas mujeres lo hicieran. [Ms Pereyra and her accomplices] realizar todo tipo de actos, muchos de ellos delictivos, sin jamás ser cuestionados.

“Los investigadores creen que la organización se remonta a principios de la década de 1970. Fundada en el distrito de San Justo de Buenos Aires, se extendió por todo el país y en Brasil y Paraguay.

READ  Coronavirus en Argentina: el gobierno cambia el protocolo de saneamiento para que los estudiantes vuelvan a la escuela

El grupo no respondió a las solicitudes de comentarios de The Daily Telegraph.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias