Lo que no dijo Guzmán: devaluación más rápida y menos predecible

Guzman.jpeg

La desconfianza no es tanto con Casa Rosada, sino con la dinámica del propio mercado. Muchos piensan que tarde o temprano habrá que unificar precios y que el candidato a marcar los referentes es la liquidez, un mercado legal, en profundidad, donde el Gobierno, a partir del viernes, ha comenzado a funcionar. El plan, que anticipamos en Ambito, puede comenzar a cobrar impulso en los próximos días. Sería una medida prudente: Guzmán estima que la llegada del FMI calmará la inestabilidad y al mismo tiempo el BCRA podrá contener mejor las reservas. Esto le daría un techo para intentar llevar el líquido a un precio ligeramente menor, de modo que enfrentaría, más tarde, una especie de unificación cambiaria. Eso es lo que busca el FMI. Siempre. El riesgo es que el plan no funcione y que se produzca una rápida devaluación. Por eso, a partir de hoy, la inestabilidad será la norma y no la excepción y las “olas” serán producidas artificialmente por el BCRA. A mediano plazo, Guzmán puede tener buenas noticias. Pero en fin, las cosas son difíciles: se estima que octubre traerá una pequeña liquidación de la soja, que no superaría los 2 millones de toneladas (13% del total almacenado). La cuenta del sector y de los analistas ayuda a entender: de los 17 millones que quedan pendientes, otros 8 millones de toneladas se han entregado a agroexportadores “sin fijar precio”, es decir, con una venta comprometida pero no cerrada. El total da 25 millones de toneladas que, exportadas, representarían un ingreso adicional de $ 7.000 millones. Un activo real.

El problema es la inflación. E insumos importados en casi todas las cadenas productivas. Queda por ver qué dicen los técnicos del FMI. Por primera vez, el gobierno le traerá todas las herramientas más cercanas a usted, y es probable que los engranajes sean diseñados por recién llegados de Washington. Los bancos de inversión también se involucrarán en la lucha de brazos, que con varios informes ven que el Plan Guzmán tiene más de Pesce que del ministro. Una especie de iceberg, que esconde lo más importante. Un examen rápido vendrá al comparar la evolución de las existencias. La sesión del viernes dejó al Banco Central con $ 110 millones. Suman casi $ 500 millones que cayeron en las últimas dos semanas.

READ  El FMI apoya la oferta revisada de deuda argentina, "alcance limitado" para más

Después de todo, hay más que solo reservas o depreciación. El gobierno quiere revivir un instrumento algo abandonado, que en Argentina ha flaqueado y no tiene un buen historial. Planea subir las tasas de interés y empezar a bajarlas solo cuando el FMI esté inyectando confianza. Parte de esto se necesitará de fondos de inversión en espera de la licitación de dólares prometidos por el Gobierno para extraer su capital del país. Cansados ​​de esperar, han bajado los precios de las bebidas, antes de una acción agotadora del Grupo Galicia. Para los inversores, parece una broma sobre lo que vale el banco de Wall Street. Hora de comprar. Aparece.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias