Los Pumas, del autoboicot a la posibilidad de llegar a donde quieren


Pumas demostró en este Tri-Nations que la sostenibilidad es lo suyo y que no tienen techo si no se limitan.

A medida que pase el tiempo, el dolor causado por la montaña de cosas negativas que sucedieron esta semana será simplemente un mal recuerdo. En cambio, el camino pumas Superaron el desastre una vez más, uno de los más difíciles de superar para este equipo, será la piedra angular de lo que puedan construir a partir de ahora. Conexión con Australia con lo que los elegidos cerraron Tri-naciones es un ejemplo más, quizás más completo, de su corazón gigante.





Si las expresiones de unos jóvenes sin barba difundidas hace nueve años en una red social se pueden utilizar para insultar a todo un deporte, entonces los 80 minutos de Puma este sábado deberían bastar para justificarlo. En realidad, ambos ejercicios son extremos e inapropiados. Pero sigue siendo cierto que este partido acaba por revelar, en una de las semanas más convulsa, muchas de las virtudes que emana del rugby: trabajo en equipo, esfuerzo, unidad, amistad, humildad; sobre todo, vale la pena repetirlo, la capacidad de superar la adversidad una y otra vez.

A cualquiera que no se vea afectado por este desempeño no le gusta el rugby, y si no le gusta el rugby ni siquiera debería preocuparse por lo que sucede dentro del deporte. Si sus metas no persiguen una meta oculta.



Lotería compacta de Puma y Wallabies en la última fecha


Con un récord de 16-16 contra los Wallabies en Parramatta, los Pumas coronaron su mejor actuación desde que se unieron a la carrera anual con los Southern Powers en 2012: una victoria (nada menos que la primera en la historia contra los All Blacks, que vale la pena en sí misma). ), dos empates y derrotas para terminar segundo y superar dos victorias sobre cuatro derrotas del Campeonato de Rugby 2018, el mejor balance hasta el momento. Estamos hablando de tres rivales que ostentan ocho de los nueve títulos mundiales disputados hasta el momento. Las condiciones claramente desfavorables en las que llegaron los argentinos a Australia frente a sus rivales (las mismas que hicieron que la campeona del mundo se retirara Sudáfrica), el partido desequilibrado con cuatro partidos seguidos y sobre todo el temporal que tuvieron que superar. desde el pasado domingo aún más valor de este resultado.



Aunque tardío, igual de valioso es el digno homenaje a la memoria de Diego Maradona, con un parche blanco y el número 10 negro en la manga izquierda.

El arma principal con la que Pumas logró tamaño en la cancha tiene una correlación directa con ese conjunto de cuestiones no materiales destacadas anteriormente: la defensa. La defensa es un atributo del juego que requiere orden táctico, organización, cuestiones que requieren mucha disciplina y prueba. Pero también, casi como nadie más (excepto probablemente scrum), tiene una alta dosis de nacimiento, pelea y valentía. La locura que tanto anuncia el entrenador, Mario Ledesma.

Aunque los Pumas cambiaron su forma tradicional de lidiar, fue la fuente sobre la que construyeron este segundo lugar. El doble mérito, como en los inicios del rugby argentino, es la capacidad de manejar incluso por debajo, hasta los tobillos, y estos jugadores supieron adaptarse para manejar hacia arriba y sostener el contrario por decelerar la salida de la bola.

Este sábado se dio la prueba más completa de la efectividad defensiva de cuatro de los Tri-Nation, con un 90% de tratamientos exitosos, aunque más de la cantidad necesaria para analizar la calidad de estos (es decir, la capacidad de empujar hacia atrás rival en cada contacto) y su profundidad (es decir, detrás del borde de la ventaja).


De azul, por prerrequisitos, en el deporte este Tri-Nation dejó muchas más sonrisas que lamentos.
De azul, por prerrequisitos, en el deporte este Tri-Nation dejó muchas más sonrisas que lamentos.

El partido fue similar a los dos anteriores en que los Pumas pasaron la mayor parte de su tiempo defendiendo y en su propio territorio. Mala recepción (en parte condicionada por la actuación del árbitro neozelandés Adam O’Keefe, que volvió a dejar mal recuerdo a los argentinos), mala salida del campo con el pie, falta de protección del balón. Esto último, condicionado por las fuertes lluvias, es cierto, tanto que Australia hizo una mejor lectura del contexto y aprovechó mejor los golpes tácticos.

Aun así, es el momento en que estuvieron más cerca de la victoria gracias a su oportunismo. Nicolás Sánchez, en estado de ceniza, golpeó sus palos individuales golpeando desde una posición angular en el medio del campo. Tuvo que salir dos veces, primero por el protocolo de conmoción cerebral y luego por una lesión muscular. Fue reemplazado por el debutante Domingo Miotti, que también fue impecable a la hora de patear palos.

Los últimos 20 minutos de la primera parte fueron los mejores de los argentinos, que encontraron la prueba firmada Bautista Delguy. Fue solo la segunda conquista de Pumas en cuatro juegos. El juego de ataque estaba endeudado. La poca preparación que tuvo el equipo en su conjunto, apenas una semana antes del debut, se puede sumar como factor atenuante. La ventaja se convirtió en 16-9 cuando Australia se quedó con 14 rugbiers, pero Pumas no pudo hacerse cargo del juego y los locales empataron.

Después de la reunión, Ledesma destacó el papel de los líderes fuera del campo: Pablo Matera, Guido Petti Pagadizábal, Sánchez, Tomás Cubelli, Julián Montoya, Jerónimo de la Fuente. También fueron los más extraordinarios a la hora de jugar en la competición. Tienes que subir a Marcos Kremer por esa plataforma y, por lo sucedido en los dos partidos contra Australia, también con Delguy.


Así terminó la selección argentina en Parramatta, festejando en el centro del campo, unido a la afición, logrando resultados a pesar de las dificultades.
Así terminó la selección argentina en Parramatta, festejando en el centro del campo, unido a la afición, logrando resultados a pesar de las dificultades. Crédito: VillarPress

El final del partido encontró a todo el equipo unido en un abrazo, celebrando, bailando en medio del Estadio Parramatta. El mismo escenario en el que se logró la primera victoria histórica sobre los All Blacks hace apenas cuatro semanas. No celebraron el sorteo, ni el segundo puesto. Este sábado Pumas ganó un partido que trasciende el deporte.

En los últimos años, se ha repetido su voluntad de boicotearse por cuestiones extra-rugby. Sucedió, sin ir más lejos, en el último Mundial, en el que no estuvieron ni cerca de jugar en la cima de su potencial, algo que quedó al descubierto con este subcampeonato. En este Tri-Nation sucedió lo contrario y lo sabían unirnos ante la adversidad. Si pueden usarlo como un impulso, pueden llegar a donde quieran. Los Pumas no tienen actividad hasta julio, pero el lunes 14 se retirarán los integrantes de los grupos Francia 2023.

De acuerdo a criterio e

Más información

ADEMÁS


READ  Diego Maradona: la conmovedora historia de la fotografía de Gallardo con Claudia, el otro abrazo del alma

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias