“Mamá murió de COVID-19 con extraños cerca”

Cheryl Burch con una de sus nietas, Allora (Reuters)
Cheryl Burch con una de sus nietas, Allora (Reuters)

Aaron Burch es miembro de Sobrevivientes de COVID por el cambio. Vive en Montrose, Michigan, con su esposa e hijos y sirve en Reserva del Ejército de los Estados Unidos. Escribió una carta en la que expresaba sus sentimientos después de la nueva madre y abuela, Cheryl Burch, murió como resultado de Covida-19. Con una advertencia: Cheryl nunca conoció a su último sobrino porque fue en un abanico que la mantuvo con vida en su larga batalla contra él coronavirus.

En la carta escrita por Aaron -Y publicado por la revista Newsweek– Describen cómo fueron los últimos días y horas para la mujer de 61 años que comenzó a sentirse mal en las semanas previas a su internación, confirmando el miedo de todos: había contraído la enfermedad que sacude al mundo.

Cuando mi esposa y yo llevamos a nuestro nuevo bebé a conocer a sus hermanas mayores en la casa de nuestra familia en Michigan la semana pasada, seguía pensando en mi madre, Cheryl, que había estado tan emocionada de conocerlo.El reservista del Ejército de Estados Unidos y miembros de la ONG comienzan la carta.

Sin embargo, lo planeado no pudo materializarse. Cuando cruzaron el umbral de la casa, lo sabían Cheryl No conocería al nuevo miembro de la familia. “Mi madre ya estaba en una relación con un devoto el día que mi esposa y yo le dijimos que íbamos a tener un bebé, su primer nieto varón. Las enfermeras instalaron un iPad para que pudiéramos contarte las buenas noticias en Aumento En Mayo. Mi madre, que ya estaba emocionada cuando se enteró de que estábamos embarazadas, estaba demasiado enferma para responder excepto por una leve sonrisa alrededor del tubo del ventilador.

READ  Japón planea verter agua contaminada de Fu ...
Aaron Burch con su esposa Sada el día de su boda y su hermana Alyson, su padre Al, su madre Cheryl y su cercana hija Vanna (Reuters)
Aaron Burch con su esposa Sada el día de su boda y su hermana Alyson, su padre Al, su madre Cheryl y su cercana hija Vanna (Reuters)

Foto anterior de Cheryl Nos hizo asumir que si estaba infectado, su proceso de curación sería difícil. Si esa recuperación finalmente sucediera. “Durante muchos años, mi madre había vivido con artritis reumatoide, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad de Crohn y diabetes. Recientemente le diagnosticaron lupus. Cuando ocurrió la pandemia, todos sabíamos que estaba en peligro y nos aterrorizaba que se enfermara. La pusieron en cuarentena de inmediato y mi familia hizo todo lo posible para mantenerla a salvo. Nunca sabremos con certeza cómo contrajo el virus, pero mamá contrajo COVID-19 y fue hospitalizada el 14 de abril.

Y aunque verla tan enferma fue horrible, estábamos seguros de que pronto vencería al COVID-19 y volvería a su vida normal arruinando a sus nietos, acariciando a sus cuatro perros. y cocinar los domingos mientras su música favorita sonaba en la cocina. Después de todo, la mujer que llamaban mis hijas Nana fue más grande que la vida. Un mundo sin él en él era inimaginable“, Recuerda Aaron en su columna emocional.

Cheryl dejó este mundo en los primeros días de junio como nunca imaginó que haría. Como la mayoría de los más de un millón de pacientes que murieron víctimas de Covida-19. Dejó su huella en su familia, sus amigos y su comunidad. Esto es lo que narra su hijo: “Mi mamá vivió su vida rodeada de personas que amaba. Pero cuando tomó su último aliento el 4 de junio, murió con extraños de su lado. Ella fue aislada de nosotros, pues en sus últimos momentos fue atendida por compasivos médicos y enfermeras que ya habían visto muchas muertes.

READ  Coronavirus: Suecia abandona su estrategia blanda y ...
Cheryl Burch, su esposo Al y sus nietas Allora (Reuters)
Cheryl Burch, su esposo Al y sus nietas Allora (Reuters)

Mi hermana y yo, ambos músicos, nos dimos cuenta de que nunca veríamos su rostro sonriente entre la multitud en nuestros espectáculos. Mis hijos no podían entender que los domingos no existirían pepitas pollo y pasta con dinosaurios Nana. Luchamos para creer que era verdad. ¿Cómo puede mi madre de 61 años llegar lo suficientemente lejos, lo suficientemente saludable como para perseguir a niños pequeños y dar largos paseos en motocicleta?“, El escribio Aaron.

El dolor se apoderó de nosotros primero, sofocándonos con su crueldad. Mi hija de 7 años estaba tan molesta la noche que Nana murió que pensó que todos los que la amaban también morirían. Mi esposa y yo llamamos a toda nuestra familia para mostrarle que estaban a salvo. Mi padre, Al, rara vez había conocido una noche sin mi madre en los 43 años que habían estado juntos. Mi hermana y yo deambulamos por la niebla, preguntándonos si la llamaríamos a su teléfono celular de nuevo, podríamos escuchar su voz. Guardé los mensajes de texto y los mensajes de voz que me dejó para poder leerlos una y otra vez.“, Derrocó al reservista casado con él ahora en su texto.

La carta escrita por Aaron, que afectó no solo sus sentimientos sino los de todos sus familiares, fue compartida por miles tras su publicación en Newsweek. Eso es lo que movilizó la salida de Cheryl es lo mismo que ha penetrado a cientos de miles de familias en todo el mundo. “Mi madre había sido nuestra mayor campeona, allí en cada concierto escolar, en cada graduación, en cada hito de nuestras vidas. Su amor por ayudar a los demás me llevó a convertirme en militar y a mi hermana en oficial de policía. Su amor por la música nos inspiró a ambos a convertirnos en músicos de por vida. Pero de repente su música se detuvo

READ  Los preparativos están en marcha; El príncipe Harry y el príncipe William van juntos; La reina Isabel para sentarse sola; Funeral para elogiar el apoyo a Queen

Luego vino la ira y la frustración, feroces e implacables, porque mi madre no iba a morir, ni siquiera los más de 200,000 estadounidenses que han muerto por COVID-19 desde el inicio de la pandemia.“, Mostró su descontento Aaron con la forma en que se gestiona la pandemia. “Mi madre debería haber cumplido 62 años el 18 de septiembre. Mis padres hubieran celebrado 36 años de matrimonio el 11 de agosto. Debería estar aquí para conocer a su sobrino. Habían pasado décadas con su familia. Después de trabajar duro para el estado de Michigan durante años, estaba lista para relajarse, viajar, pintar y tocar la música que tanto amaba. En cambio, mi familia y yo nos quedamos con su imagen como la vimos la última vez: tubular, su rostro sonriente siempre oculto por tantos dispositivos médicos. Es una imagen que permanecerá con nosotros por el resto de nuestras vidas.

MM SHUM P THR KIST A TEM:

El gobierno español decreta alerta en Madrid por brote de coronavirus

India deniega el permiso para el ensayo de la vacuna rusa de fase III debido a la falta de datos de seguridad

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias