Mario Pereyra y la política: el interlocutor permanente del poder cordobés

El poderoso que habló con el poderoso. Mario Pereyra no solo construyó un estilo único en la radio cordobesa: también se convirtió, al ritmo de crecimiento vertiginoso de Cadena 3, en el interlocutor del poder político.

Este descenso fue crucial a nivel provincial y también trascendió las fronteras provinciales. Fue el primer y más destacado “influencer” en ese mundo donde la ideología y los intereses se entrelazan. No hay un sustituto a la vista para esa brecha.

Pereyra no ocultó esa faceta de mentor de los políticos, asesor de gobernadores (de todos los niveles) y padrino o verdugo -según el caso- de los aspirantes a candidatos.

Todos pasaron por su despacho de la calle Alvear, independientemente de la fiesta. Era común escuchar en la radio al día siguiente sus comentarios sobre las reuniones que había mantenido con alcaldes, gobernadores y presidentes.

Pereyra era el comunicador “de” cordobés. Su potencial en esa arena salvaje que siempre es el discurso público y político alcanzó un centro insólito e indiscutible.

No necesitaba postularse para ningún cargo público para sobresalir en ese campo. Su éxito se basó en su habilidad casi única para interpretar, a pesar de sus orígenes sanjuaninos, la idiosincrasia de esta particular categoría resumida en la figura de “Córdoba”.

El poder que acumuló como resultado de esa habilidad lo hizo interactuar, en igualdad de condiciones, y a veces incluso con ventaja, con factores de poder. Establecer la agenda y gestionar la discusión pública era una de sus especialidades.

Después de esa influyente cualidad, pedida por quienes no compartían su opinión “justa” y “liberal”, era un trabajo diario que no tuvo descanso durante décadas. Pereyra fue metódico.

Paralelamente a su trabajo frente al micrófono, el líder de la emisora ​​cordobesa dedicó largas horas de la tarde a esta tarea de relación. Lo hizo, casi sin excepción, de lunes a jueves: su programa terminaba alrededor de las 2 de la tarde. JuntosRegresaba a casa para almorzar y tomaba una siesta, y después de eso, después de las 6 de la tarde, estaba de nuevo en la radio para “atender” en su oficina.

READ  Carlos Saúl Menem, quien lideró a Argentina a través de la agitación económica, muere a los 90 años

El desfile fue ininterrumpido: pasaron músicos y productores artísticos, empresarios y, sobre todo, gobernantes y políticos de diversas líneas.

Recibir la “bendición de Mario” fue un premio que no todos recibieron.

“Él te escuchó. Te dio su opinión, pero básicamente te escuchó. Y si algo no le gustó, te lo hará saber. Fue educado y cordial ”, dijo un ex alcalde que lo frecuentó durante años en su oficina del tercer piso de la calle Alvear.

Algunos consultan por Zeri describir su amado personaje.

“Si Pereyra bajara el pulgar, cualquier objetivo o proyecto político se volvería más difícil”, recuerda otro líder que ocupó cargos importantes. “No te lo diría directamente, pero lo entendiste”, agrega otra fuente.

No hubo actor en la política cordobesa que no lo visitara. Pereyra siempre jugaba en casa.

El ex alcalde Rubén Américo Martí iba a verlo todos los meses. Más aquí en el tiempo, incluso el radical Ramón Mestre imitó esa lógica. Luis Juez también lo frecuentaba, aunque solo en los últimos años estableció una relación más cercana con el locutor.

Martín Llaryora hizo lo propio hasta antes de la cuarentena. La pandemia fue un impedimento para esos encuentros.

Mario Pereyra con Candelaria De la Sota, siguiendo al exgobernador José Manuel de la Sota (Ramiro Pereyra)

Con Eduardo Angeloz tuvo una relación conflictiva.

Con Ramón Mestre Sr. también hubo círculos cortos, pero el hecho de que ambos fueran de San Juan y tuvieran la misma escuela, hizo que la relación personal ayudara a mantener una relación que no estaba libre de disputas.

Pereyra era amigo personal del exgobernador José Manuel de la Sota.

Unos meses antes del trágico accidente en el que murió el expresidente, De la Sota le llevó a Pereyra una camiseta de regalo de su nueva marca de ropa “El Hombre”.

READ  Norman: El ex portero de SuperSport United se incorpora al club argentino CS Independiente Rivadavia

Incluso cuando era gobernador, incluso cuando estaba en el campo, De la Sota mantuvo un diálogo fluido con Pereyra. Las principales acciones del gobierno de sus tres administraciones fueron ampliamente publicitadas y apoyadas por el empresario radial.

Como sus predecesores, el gobernador Juan Schiaretti también habló frecuentemente con “1” en la radio. El consejero y consejero provincial Roberto Sposetti fue desde la época de Martí un puente para dar fluidez a la relación institucional que dio a Pereyra el sobrenombre de “oficial”.

“Mario era un hombre que conocía el tremendo impacto que tenía y sabía cómo utilizarlo. “Nunca ocultó el hecho de que era tanto un orador como un empresario y que la radio era un negocio”, dijo un político de alto rango que compartió reuniones y conversaciones recientemente.

Otro consultor puso en perspectiva el vacío creado por la salida de Pereyra para los actores en el poder: “Los políticos y el poder faltarán más que los oyentes. Es insustituible por sus características y la forma en que entendió el juego de la política. “El poder perdió a su principal interlocutor”.

Influencia nacional

Pereyra no solo tenía una gestión de agenda provincial; También logró proyectar su influencia a nivel nacional, una excepción de esta magnitud para Córdoba.

El expresidente Mauricio Macri dice que Pereyra fue uno de los primeros en entusiasmarlo con un proyecto político nacional. En junio del año pasado, el exjefe de Estado comió en el departamento de Mario Pereyra.

Ese día, Macri encabezó una visita oficial a Fadea. Después del acto, el presidente se dirigió a la casa del orador para compartir el almuerzo. Esta fue la única actividad política de Macri en Córdoba, a menos de tres meses de Las Paso.

READ  Las loterías más populares de Europa

Nadie olvida esa advertencia que Pereyra le hizo a Macri cuando lo entrevistó a fines de 2018, en un momento en que la crisis económica estaba sacudiendo la gestión de Cambiemo. “¡La gente no lo soporta, Mauricio! ¡Perderás las elecciones y aquí se pierde todo este trabajo! “, Lanzó, sin más preámbulos, por el micrófono. La confianza entre los dos no necesitaba más pruebas.

Empezando por defender el proyecto político de su amigo Macri y siempre resistiéndose a los esfuerzos del kirchnerismo, Pereyra fue protagonista de una dura transición con Alberto Fernández, quien llegó a Córdoba en campaña, 20 días antes de Paso.

Ese día, Pereyra se mostró cauteloso, ya que nunca estuvo con Macri, un insulto de sus perpetradores, los mismos que no perdonaron esa entrevista televisiva en la que fue espectador del genocidio de Luciano Benjamín Menéndez.

El periodista reprendió a Fernández por aliarse nuevamente con los dirigentes a los que criticaba e incluso por quienes pidió a la Justicia que interviniera en supuestos casos de corrupción.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias