Miami, junto al agua: Clarín sobre la increíble “marcha” de los yates apoyando a Trump

El lema es llegar a las 10 de la mañana y, a quien quiera traer bebidas alcohólicas, la sugerencia es solo vino rosado o champagne enfriar a los refrigeradores que estarán disponibles para los huéspedes. También se recomienda que todos permanezcan descalzos. El lugar de encuentro es Marina Isle Marina, Pier 1, Miami, Florida, donde espera anclado Infinity, un yate de $ 1.8 millones con capacidad para 12 pasajeros más tres tripulantes.

La joya saldrá inmediatamente después de la una. experiencia original y sorprendente: Llamada “Trumptilla”, una flota de 400 barcos de todos los tamaños que marcharán a un ritmo electrizante a lo largo de las costas de Miami, en un festival con banderas estadounidenses, música tropical e himnos nacionales, para hacer campaña por la reelección de Donald Trump en las elecciones estadounidenses. Unidos el 3 de noviembre.

Mapa en Welch
Mapa en Welch

El propietario del yate, que cuenta con tres dormitorios, dos baños y una sala de estar con bar, es Dragos Sprinceana, de 41 años, de origen rumano, propietario de una empresa de transporte con más de 470 camiones circulando por todas partes. Estados Unidos. .

Dragos, anteojos de sol, barba limpia, espesos relojes de oro y puros en la mano, saluda a los invitados que poco a poco van llegando, casi todos vestidos para la ocasión: camisetas con la bandera estadounidense, los adornos de fiesta “trumpistas” y blanqueadores. “Make America Great Again”. En medio de una pandemia, los barbijos se destacan por su ausencia. El único que lo usa a bordo, extraño para todos los pasajeros, es el corresponsal de Clarín quien viaja con una decena de ardientes partidarios del hombre que busca la victoria electoral el 3 de noviembre para permanecer otros cuatro años en la Casa Blanca.

Algunos de los invitados traen banderas que colocan en una lanza afilada: una azul “Trump 2020 Keep America Great” y otra e roja “Mujeres por Trump”. Alrededor de las 11 a.m. es hora de dirigirse al norte de la ciudad, hacia la zona de Bal Harbour, donde se espera que se reúnan cientos de barcos de diferentes partes del estado de Florida. Allí comenzará el extraño y original desfile en el mar, una modalidad de campaña inventada por Carlos Gavidia, un inmigrante peruano que fascinó a Trump con su iniciativa, que lo animó a seguir organizando este tipo de eventos.

, Le dijo a Gavidia, un banquero jubilado Clarín desde marzo tenía coronavirus y que se curó gracias a tomar hidroxicloroquina, el fármaco promovido por el presidente, y desde entonces ha estado buscando la forma de ayudarlo en su reelección. Salió con el nombramiento de su barco como presidente de la Casa Blanca y pintó un gran “Trump” en los costados. Luego comenzó a organizar desfiles acuáticos con sus amigos hasta que llamó la atención del presidente, quien le agradeció sus esfuerzos en un tuit. A partir de entonces sus “Trumptillas” se hicieron famosas no solo en Florida sino también en otros estados. En tampa una vez logró ensamblar alrededor de 4.000 barcos. En algunos lugares hubo problemas. En un lago de Texas, al menos cuatro barcos se hundieron por el oleaje planteada por la gran cantidad de embarcaciones. No hubo bajas.

READ  Zendaya sobre la "escandalosa ofensiva" de comentarios racistas de Giuliana en los Oscar 2015

“Es un movimiento pacífico, todos son patriotas y a la gente le gusta, todos pueden ir. No mucha gente puede acudir a las acciones que hace Trump y muchas veces son 90% adultos. “Los niños pueden ir aquí, es un momento hermoso”, dijo Gavidia, quien también organizó un viaje en bote a Long Island a pedido del pequeño Donald Trump, donde se reunió con el presidente.

El día está nublado y los pasajeros siguen sentados al sol descalzos (los zapatos de todos se dejaron en los cestos) y comienzan a beber agua y refrescos, pero el armador sorprende con excelente grifo rosado de la Provence y burbujas de la primera marca francesa. La música, ecléctica, empieza a sonar: los ritmos latinos típicos de Miami, Michael Jackson, Village People de los ochenta (el grupo que suena con más fuerza en las acciones del presidente), pero también canciones nacionales que aumentan de volumen en momentos importantes como . cuando la caravana naval pasa bajo un atractivo puente.

Elecciones estadounidenses

La “flota” de Trump. Las “marchas” comenzaron en Miami y se repitieron en varios lugares. En Tampa tuvo que montar 4.000 barcos.

Después de una hora de navegación, se produce el momento más esperado: a las 12 en punto, todos los barcos se juntan en un punto y comienzan a hacer sonar sus sirenas para saludarse. Hay cientos de yates, grandes y pequeños, lanchas a motor e incluso motos de agua. Todo lleno de banderas estadounidenses y a favor del presidente. Hombres y mujeres jóvenes toman el sol en cubierta en traje de baño, intercambiando saludos y brindis de barco en barco, una mezcla de ritmos que se escucha desde todos los barcos. La gente salta y circula una energía muy fuerte.

El barco que dirige es el “Trump” de Gavidia y todos lo siguen. En cubierta se puede ver al organizador con el invitado de honor de este gran desfile acuático: Eric Trump, el hijo del presidente, que llegó a Miami para sumarse al evento. Ambos, camisetas cortas y blancas con el logo de Trump, enfrentan el viento en el arco con aire épico, armados con banderas. Ahorrando distancias, por un momento me viene a la mente la famosa escena del Titanic.

READ  Advertencia terrorista en Francia: un sacerdote baleado en Lyon y un sospechoso arrestado

El clima en todas partes es una gran celebración. En Infinity, comienza a tocar un hit que la banda “Los 3 de La Habana” escribió específicamente para el presidente. “Ay, ay, ay, por Dios, voy a votar por Donald Trump”, Dice el estribillo a ritmo cubano. “No creo las mentiras que le están lanzando a la televisión. Buena vida, economía, no sé ustedes, pero votaré por Donald TrumpContinúa, y los dos latinos en cubierta ya combinan un perreo ligero. Les sigue un chico joven con una camisa rosa, pantalones blancos ajustados y un cinturón de metal al que le gusta trabajar a bordo para TikTok.

Andrea Campodónico dice que votará por Trump porque “está muy cerca de los valores conservadores y esas son las raíces de los latinoamericanos. Él es un presidente pro-vida y yo, como mujer, soy pro-vida y no como los demócratas que están a favor del aborto.

Araceli Villanueva no encuentra críticas al presidente y dice que “la forma en que Trump se expresa ya no es política porque no es política. “Es un hombre de negocios, al igual que la gente que hace negocios y la gente de Nueva York”.

Elecciones estadounidenses

Abrazo de madre e hijo. Son de origen rumano, millonarios y dirigen una empresa de transporte. Su barco cuesta $ 1.8 millones.

Florida es un estado clave para llegar a la Casa Blanca. En 2016 Trump se ganó a Hillary Clinton y ahora la pelea con Joe Biden está muy reñida aquí, según las encuestas. El presidente, que está a unos 9 puntos de su rival a nivel nacional, necesita desesperadamente invadir este estado para tener una oportunidad. Es por eso que viajó aquí dos veces desde el día siguiente después de recuperarse de su coronavirus. Biden está haciendo campaña en Florida pocos días antes de las elecciones. Por otro lado, la ciudad de Miami-Dade (la que suelen visitar los turistas argentinos) es más favorable a los demócratas.

Carlton Morris, publicista a bordo, explica la importancia de este tipo de marchas para fortalecer el trumpismo. “Entre los cinco estados que pueden determinar las elecciones se encuentra el nivel más alto de registro de buques. “Entonces, si puede hacer que estos votantes se entusiasmen con la elección, la campaña funcionará”.

¿Alguna crítica al presidente? “Nadie es perfecto”, dice Morris, “pero no lo contrataré con mi voto para que se ocupe de mis nietos. Queremos que alguien gobierne como director general de un país. No conozco a nadie”. empresa en los Estados Unidos que contrataría a Joe Biden como director ejecutivo.

La flotilla se mueve ahora hacia el sur, cruza la costa con lamidas, y la fiesta continúa a bordo de los barcos. “Trump” sigue conduciendo y tras él un par de lanchas de la policía y el servicio secreto lo persiguen sigilosamente. En uno de ellos se ven armas largas.

Otro notable es sostener una muñeca Trump con un traje azul claro y cabello amarillo. Hay otro con alrededor de 40 banderas con la mayoría de los pasajeros afroamericanos sosteniendo una pancarta con la leyenda “Voces negras para Trump” (voces negras para Trump).

En la cubierta de Infinity, Dragos distribuye puros entre tus invitados. Afirma que “Trump quiere preservar los cimientos de este país. Apoyo sus políticas y también hemos visto lo bien que ha ido la economía en los últimos años. Soy emprendedor, tengo 550 personas trabajando para mí. “Puedo creer que podré ver crecer mi empresa y poder pagar los salarios de todos mis empleados para que sus familias estén bien”.

Después de 5 horas de desfile de agua quedan algunas bebidas enterradas en el hielo. El tiempo a bordo sigue siendo festivo y todo el mundo comenta la gran cantidad de barcos que han conseguido recoger, a pesar de que es un día de la semana. Es hora de volver a puerto. “Nos divertimos, escuchamos música, estamos juntos, comemos y celebramos al presidente Trump y su economía”, Drago se despide de sus invitados.

Nadie duda aquí. Todos están convencidos de que Trump ganará en noviembre y que tendrán otros cuatro años en la Casa Blanca. Las encuestas dicen lo contrario. Pero en la directiva de “Trumptilla”, todos esperan y juran, como el presidente, que las encuestas mienten.

DB

Conoce todas las ciudades que visitó Clarín

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias