nuevas restricciones reducen las compras a solo $ 300 millones

Trasladando el promedio al resto del año, midiendo lo que podría suceder en noviembre y diciembre, la caída de las reservas a través de compras de ahorros en dólares no superará los $ 500 millones, cuando se pronosticaron alrededor de $ 1.200 millones para agosto. mensual En resumen, el Muro de Berlín por ahorros en dólares permitió al Gobierno mantener reservas líquidas entre US $ 1.500 y US $ 2.000 millones. Evidentemente eso no quiere decir que los activos del BCRA se vuelvan positivos, ni mucho menos. Se estima que el mes pasado la caída de las reservas será de unos 1.300 millones de dólares. Pero, evidentemente, no es lo mismo una bajada de ese nivel que una bajada de más de 3.000 millones en los últimos tres meses del año. O, en palabras de un alto funcionario del gobierno nacional, “corrimos hacia el muro durante tres meses para tener tiempo de no golpear la piña”. Aunque las restricciones llegaron para quedarse, al menos por ahora, la velocidad a la que los dólares salen a través de los ahorros puede determinar que las prohibiciones se mantengan en estos niveles y no se profundicen. Ahora hay algo seguro. Ahora bien, no son las compras de particulares las que complican el nivel de reservas.

Las restricciones provocaron inevitablemente un giro en la demanda de dólares hacia el blues, que tuvo el mayor incremento en la era Alberto Fernández desde el 15 de septiembre (día en que se anunciaron las restricciones) y elevando la brecha con el funcionario por encima del 150%, lo que lleva a Hizo dólar de referencia irregular en el mercado. Y en la forma de medir el termómetro de la economía argentina, convertir la macro realidad de cualquier país en una quimera. Guzmán se centró en CCL. Eso llevó, por primera vez, a que el brazo político del Gobierno participara en la política económica y rompiera un tabú: que el oficialismo interviniera directamente en el mercado alternativo del dólar. No será reconocido, al menos públicamente, pero entre el lunes y el martes las “manos amigas” (siempre privadas) actúan como representantes financieros del gobierno en azul, logrando bajar el precio del pánico de $ 195 a $ 181 en cierre. Martes La estrategia implementada fue la siguiente. El lunes, primer día de la intervención, se registraron al menos cuatro operaciones en diferentes momentos de la venta de $ 1 millón, a un valor cada vez menor que el cierre anterior. Los postores eran muy conocidos en el mercado, quienes llamaron a otros conocidos, para afirmar que la operación era real y concreta. El resurgimiento de los postores agresivamente en declive ha llevado a la desaparición total de compradores que empujaron el precio por hora de la moneda alternativa a 195 dólares el viernes de la semana pasada, amenazando un récord de 200 dólares por semana. Estos compradores no jugaron en toda la semana. dejando el pedido “a los más pequeños”. El martes se llevó a cabo la estrategia, pero con un cambio. En lugar de $ 1 millón en ventas, las colocaciones se atomizaron en operaciones entre $ 100,000 y $ 200,000; intercambiar valores diferentes e incluso confusos, pero siempre a la baja; para finalmente cerrar el día en $ 181. El valor se repitió el miércoles, pero sin intervención “amistosa”, ni con la aparición de pretendientes “enemigos”. La decisión de intervenir en azul fue una decisión estrictamente “política” tomada tras escuchar las órdenes de Máximo Kirchner, quien hace una semana pronosticó en una reunión interna que salió a la luz que “el mercado entenderá lo que dicta la política económica”. El gobierno y no los azules ”. Para el brazo fuerte, la caída azul de ayer, de $ 181 a $ 175, sin intervención oficial, acabó con el éxito culminante en esta pequeña batalla.

READ  Guzmán acude hoy a Toyota mientras prepara un plan fiscal y de producción

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias