Nuevo plan de Guzmán: deuda, FMI y préstamos para reducir el plan, las emisiones y el déficit | Diario de Cuyo

La deuda, la intervención de liquidez, el canje, el FMI y varias otras herramientas se utilizarán a partir de hoy para superar el fuerte escepticismo instalado. Con brecha récord, las apuestas del ministro Guzmán, por un lado, intentarán bajarla. Para ella mañana licitará deuda relacionada con el dólar con vencimiento en abril de 2022, es decir, un vínculo del peso vinculado a la evolución del dólar, que tiene como objetivo, en principio, desviar las operaciones de los fondos de inversión que han utilizado el dólar líquido como una salida de posiciones sobre el peso. De esta forma, el Gobierno juega a generar credibilidad en el mercado financiero. Es como si dijera “no voy a devaluar, si lo hiciera, esta deuda que estoy liberando relacionada con la evolución del dólar se volvería mucho más difícil de pagar …”. En la economía real, muchas de las distorsiones mencionadas aquí hace una semana están comenzando a aparecer. Transacciones diarias de compra y venta de bienes y servicios que están prácticamente prohibidas. Las importaciones se aceleraron y la liquidación de las exportaciones sigue retrasada. El que tiene que vender piensa primero cuánto puede hacer su reemplazo. Dado que no hay respuestas completas, muchas personas prefieren no realizar operaciones comerciales, hasta nuevo aviso, en algunas de las áreas más importantes.

Como se verá más adelante en esta columna, el Gobierno tomará algunas medidas en las próximas horas para intentar revertir el escepticismo lanzado con respecto al tipo de cambio fiscal y monetario. Esto se sumará a otros bonos denominados en dólares, por ejemplo, una factura ajustada por CER para diciembre y una factura de tasa fija para diciembre. También un bono CER para 2021, un bono que paga la tasa Badlar para 2021. Se buscará descomprimir.

Las luces están en el ministro Martín Guzmán. El presidente lo ungió como protagonista exclusivo. Por eso se puede decir que esta es, en la práctica, la segunda semana de Guzmán como ministro de Economía que había esperado nombramientos durante los meses de la pandemia, meses que sirvieron para negociar deudas con los acreedores. Tiene una victoria significativa a su favor: después de la reestructuración y sin contar al FMI, en los próximos tres años solo vencerán en total alrededor de $ 2.6 mil millones en moneda extranjera.

Hay parámetros que deben revisarse. La ampliación de la brecha del tipo de cambio y el colapso gradual pero constante de los bonos, que llevó a que la tasa de rendimiento a 10 años alcanzara el 16% (caídas de precios, aumentos de rendimiento, aumentos del riesgo país), resultó ser una ruptura segura. Viernes, cuando el precio del dólar se liquidó (liquidación) pasó de $ 180 a $ 172. La primera gran expectativa en el Palacio de Hacienda es que hoy se pueda consolidar esa mejora. Como se ha dicho, salir a colocar deuda en pesos ligada a la evolución del dólar oficial y ligada a la evolución de la inflación es la estrategia que elige Guzmán. De esta forma, calcula, puede suavizar el impulso, ya que los fondos de inversión pueden poner menos presión sobre el dólar líquido, sin temor a que Miguel Pesce siga devaluándolos. Si la apuesta va de esta manera, entonces la necesidad número uno es reducir la brecha del tipo de cambio. El peligro, en términos de la economía real, es que todo comience a indexarse ​​rápidamente. Preocupación por ver qué salida está implementando el Gobierno para que los inversionistas institucionales que ingresaron a la época del expresidente Macri para invertir en pesos a tasas astronómicas y con un dólar a 15 dólares hoy puedan sacar de esas inversiones. Se estima que tienen el equivalente a $ 7.000 millones (pero en pesos) a un tipo de cambio de $ 180. Las recientes medidas de flexibilidad de liquidez y la emisión anunciada de $ 750 millones en bonos (vinculados al dólar) parecen tener un efecto parcial y también tienen una pregunta que se responderá pronto: si el gobierno ofrece canjear bonos en pesos por bonos en dólares, habrá que ver qué bonos, además del dólar fijo, salen a licitación. Según un ejercicio en firme de 1816, si el Gobierno ofrece intercambiar un Boncer 21 que opera al 98% de paridad por un bono AL30 que opera a menos del 40% de paridad, entonces el tipo de cambio implícito de esta operación sería mayor. superior a $ 200 por dólar, que sería superior al dólar calculado con la liquidación real. De ser así, se puede pensar que los no residentes (inversionistas bloqueados) tendrían incentivos para seguir pagando “líquidos” en los niveles registrados por la Bolsa de Valores la semana pasada. El mismo ejercicio es válido para otros bonos, Bombo 21, AL35, etc.

READ  Otra estafa piramidal ha salido a la luz: ahora con Bitcoin

El cuerpo de economistas, agentes, inversores, empresarios, panelistas, periodistas especializados, insiste en la creación o “mercado”, repleto de conferencias, con el dogma ortodoxo. Esta mirada aborda, entre otros temas, las previsiones de déficit fiscal y el tema monetario que se utilizó para financiarlo, pero evitan hablar del tremendo impacto que tendría una devaluación. Probablemente lo sepan, porque el cálculo no es solo económico: la devaluación no solo significaría una transferencia regresiva de ingresos, sino que también generaría un shock inflacionario que erosionaría aún más el poder adquisitivo de los hogares. Más pobreza. Al mismo tiempo, tendría un efecto político abrumador sobre los votantes del Frente de Todos, quienes esperaban medidas económicas que pudieran restaurar algunas políticas de bienestar, mejorar los ingresos reales, estimular la demanda total. Todo esto, antes de la pandemia.

Volviendo a la estrategia adoptada por Guzmán en las últimas horas, el viernes BCRA incrementó las ventas en el mercado de valores y el anuncio de la próxima licitación. El resultado: ese precio bajó.

Ahora, desde Casa Rosada, parecen ceñirse a que todo mensaje a los mercados debe contener siempre algún tipo de línea que sugiera una reducción de la emisión monetaria del próximo año como mecanismo excluyente del financiamiento, o su sustitución por financiamiento. mercado a través de bonos y bonos, anunciar la cancelación de anticipos temporales del BCRA al Tesoro, o incluso iluminar (asumiendo que nos movemos en una oscuridad metafórica) una senda fiscal para los próximos años, donde también se registra el capítulo de subsidios (menos , no más) y para ello, se presta atención a que el Gobierno considere actualizaciones tarifarias en los próximos meses.

READ  Buenos Aires Times | Argentina abandona el Grupo de Lima y dice que su trabajo "no ha llevado a ninguna parte".

La clave es ser “predecible” hablando fiscalmente, aunque será difícil reducir el déficit estimado del PIB al 4,5% en el Presupuesto, ya que también implica una redefinición relacionada con el gasto en IFE, ATP, movimiento de pensiones. y otros planes sociales.

Un punto importante es lo que hoy hace famoso la periodista Estefanía Pozzo en las páginas de faqmbito. Habrá una modificación al esquema de financiamiento del déficit para el próximo año. Mediante una serie de préstamos que la administración nacional está administrando con diversas Instituciones Financieras Internacionales (IFI) para inversiones en obra pública, se producirá un cambio en la forma de financiamiento, de tal manera que el déficit para el próximo año será del 55% en a través de deuda – principalmente con IFIs y valores en moneda local – y el 45% restante a través de financiamiento monetario. De ser así, revocaría el esquema original redactado en el Presupuesto 2021, que preveía que el déficit de $ 1,7 billones (equivalente al 4,5% del PIB) se financiaría en un 40% mediante deuda y el 60% restante mediante asistencia monetaria del BCRA.

Aquí es donde entra el FMI. El organismo que dirige Georgieva parece ahora uno de los garantes del otro camino propuesto por el Gobierno. Y nada mal. Más allá de la cuestión de si el gobierno decidirá mantener el esquema devaluador en línea con la inflación o hacerlo rápido como piensan algunos bancos, consultoras e incluso la oposición política, es precisamente en la experiencia reciente, los últimos años con Cambiemos a el poder, que se puede ver que el tipo de cambio pasó de $ 15 a $ 30, y luego de $ 30 a $ 60 y hasta $ 80 y la economía en lugar de mejorar, se deterioró. Ergo, ortodoxos y algunos heterodoxos piensan que un salto en el tipo de cambio sin un “programa estable” detrás (deberíamos discutir lo que esto significa) lo único que asegura es que no hará mucho y que, sin duda, será difícil. realidad para los sectores más vulnerables. Por ahora, el equipo económico está tratando de convencerse de que puede mantener un ritmo lento de devaluación, en línea con la inflación. Para cerrar la brecha, debe convencer a los inversores, pero también debe ejercitar sus músculos políticos para obtener apoyo.

READ  Los ADR subieron hasta un 8,5% en Wall Street y el riesgo país cayó a menos de 1.400 puntos

Créalo o no, el FMI tiene una de las claves que le falta al Gobierno para estas horas: necesita analizar si está avanzando con Argentina en un Acuerdo de Facilitación Extendido que podría activar el pago de la deuda a partir de 2024 y por 10 años, pero que también agregaría recursos adicionales para alimentar las existencias. En este sentido, la política de reservas será discutida con el FMI y discutida en el Congreso. China ampliaría su garantía para activar el canje, siempre y cuando se utilice exclusivamente para recompensar las importaciones de ese país. Un cálculo “optimista” realizado por Delphos muestra que los ingresos por exportaciones podrían alcanzar los 66.000 millones de dólares en 2021. Si la economía (supuestamente) crece alrededor de un 5,5% con un presupuesto, esto necesariamente significa un aumento del 20,4% en las importaciones. Si se cumplieran ambos supuestos, el excedente de bienes sería de unos 15.000 millones de dólares. La hipótesis proporciona una lectura a considerar: un aumento del 20% en las importaciones sería un desafío para la situación actual e implicaría mayores restricciones a las importaciones.

Fuente: Alcance

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias