Papa Francisco invitó helado de la Plata al Vaticano para traerle dulce de leche granizado

Sebastián Padrón decidió dejar La Plata definitivamente hace dos años después de pasar casi una década en Roma y luego de intentar, desafortunadamente, mudarse a Los Hornos. Fue una decisión difícil que había estado en su cabeza durante mucho tiempo. Pero ayer tuvo la señal de que le faltaba saber que el rumbo que había tomado, por cierto, valía la pena: el Papa Francisco lo invitó al Vaticano para conocerlo en persona.

“Le gusta mucho el helado que hacemos y las otras cosas que hacemos. Por eso desde hace tiempo me llaman ‘heladero Papa Francisco’”, dijo al inicio de una conversación con EL DIA de Gelatería. Padrón, en Roma ya escasos metros del Vaticano.

El heladero reveló que el teléfono de su heladería sonó el martes. Fue una persona que preguntó por Sebastián Padrón. “Quieren hablar contigo”, le dijeron. Por otro lado, minutos después lo saludó el Papa Francisco, quien pidió reunirse con él en la sede del Vaticano, maravillado del dulce de leche granizado y albóndigas que compraba cada semana.

“La reunión fue ayer. Fuimos con mi esposa y mis dos hijos. La verdad fue algo maravilloso, memorable. Por un lado, porque soy católico, pero al mismo tiempo fue un placer personal gracias a mi trabajo. Pude conocer a una personalidad tan importante ”, continuó con su relato desde el oficio, que está abierto, pero nuevamente con limitaciones y muchas dudas por los 22 mil casos de coronavirus que se declararon hoy en Italia.

La heladería está en Via Gregorio Séptimo número 38, que conduce al Vaticano. Un día era obispo de Santa Marta, donde vive el Papa Francisco, y Padrón no dudó en pedirle su favor para traerle helado para que lo probara. “A partir de ese día, uno de sus asistentes nos llama para pedirnos cuatro kilogramos, uno de dulce de leche granulado, uno del habitual dulce de leche y otros dos varían: sambayón, pasas o chocolate con pasas. otros”

READ  Rusia está dispuesta a separarse de la Unión Europea si se imponen nuevas sanciones por la detención de Alexei Navalny

“Le gustó tanto que a veces mandaba a los cardenales a pedir el pedido”, dijo, asegurando que nunca lo aceptó como regalo sino que pidió pagar. “De lo contrario, no lo acepta”. La copa vale 2 euros y el cono grande, 5 euros. Una libra cuesta unos 20 euros y las heladerías del centro de Roma se venden por casi el doble.

¿Cuál es el secreto de ese granizado de dulce de leche? El propio heladero dijo: “El dulce de leche aquí no es bueno y después de traerlo de Argentina un tope de gama, claramente marcamos la diferencia. Realmente es muy diferente a los que se venden aquí, que utilizar una pasta de caramelo o productos aromatizantes “. El resto es más tradicional: nata espesa, leche, azúcar, huevos y fruta fresca.

En La Plata Sebastián Padrón tenía su propia heladería en 60, 135 y 136. Los vecinos aún recuerdan sus sabores y, además de lodo de caramelo, se destacan las frambuesas y la sandía. “En 2010 lo abrí con mi esposa, que es italiana y me conocí en mi primera etapa en Italia”.

“Tuvimos algunos incidentes de inseguridad y como mis hijos aún eran pequeños, en 2006 decidimos volver a Roma”. “Ya habíamos visto y estudiado un poco el campo, así que no dudamos en abrir aquí una heladería”, dijo en conversación desde el comercio, donde produce, vende y distribuye entre barrios.

Destacó que se siente afortunado de haber sido invitado por Francesco, ya que la situación se volvió a complicar nuevamente en Italia, seguramente el Papa se salvará y aislará de la gente para protegerlo del coronavirus, que está golpeando nuevamente en Europa. “Nos dijo que cuando pase todo esto, tal vez algún día venga a ver el helado, pero su traslado es muy difícil, no suele pasar que lo haga.

READ  India y China acuerdan retirar tropas del controvertido mar del Himalaya tras meses de estancamiento

“La conversación duró unos minutos. No hablamos de fútbol a pesar de que él es de San Lorenzo y yo de Gymnasia. Al principio estábamos muy nerviosos, pero es un tipo tan sencillo que nos llevó y nos preguntó por la familia y los negocios. “Para hablar contigo o con alguien más. Es bueno”, recuerda.

Cuando los nervios se cruzaron, también le preguntaron y consultaron por la presión de ser Papa y Francesco no dudó en confesar que no es sencillo. “Nos dijo que después de tantos años ha consumido”.

Al final dijo que hubo otros famosos que pasaron por su heladería, como el comisionado Montalvano, él de la serie y el actor Franco Nero, que es vecino del barrio. “Y pasaron algunos jugadores como (Fedderico) Fazio y (Diego) Peroti, ambos de la Roma. Y Abel Balbo, que pasó varias veces a buscar helado”.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias