Partidazo entre el Leeds de Bielsa y el Liverpool d…

Estuvo la heladerita para sentarse al borde del campo de juego. También el gesto adusto que lo acompaña día a día y hasta los gritos a sus dirigidos en vaya uno a saber qué idioma. Y, por supuesto, que estuvo el partidazo que se merecía. El debut de Marcelo Bielsa en la Premier League tuvo casi todo lo que necesitaba semejante acontecimiento. Sólo le faltó llevarse algún premio, algún puntito, pero sus defensores no lo dejaron. El resultado remaining fue 4-3 para el nearby Liverpool ante el Leeds del rosarino.

El duelo entre el último campeón de la Segunda División inglesa -uno de los dos equipos de menor presupuesto del torneo- y el vigente campeón de la Premier League -uno de los dos equipos de mayor presupuesto- le hizo justicia a la fama que tiene la liga británica de ser la mejor del mundo. Fueron siete goles, cinco de ellos en la primera parte, para el goce de los espectadores. Televisivos claro, ya que en el estadio no hubo hinchas, acorde a los tiempos pandémicos que corren.

Dos cosas quedaron bien claras en el regreso del Leeds a la máxima categoría tras 16 años de periplo por el ascenso. Primero, que el equipo de Bielsa no cede su filosofía ni ante el más complicado de los rivales. Y segundo, que es un peligro cuando ataca, pero que lo es mucho más cuando defiende.

El choque entre estilos protagonistas comenzó favorable para el Liverpool de Jürgen Klopp, por jerarquía de sus jugadores y porque los nervios del inicio se hicieron presentes en los dirigidos de Marcelo Bielsa en el Leeds, que retornaron a la Premier League tras un largo periplo de 16 años en el Ascenso de Inglaterra.

READ  Compra de dólares: Anses ya activó un hyperlink para sab...

Así, apenas iniciado el encuentro, el Liverpool ya había llegado varias veces con peligro al área del arquero francés Illan Meslier y, a los tres minutos, una inocente mano del defensor alemán Robin Koch -uno de los refuerzos estrella del equipo del Loco para esta temporada- le entregó un penal al conjunto dueño de casa. El egipcio Mohamed Salah definió con frialdad y el Liverpool se puso 1-.

Envalentonados por la ventaja, los de Klopp se fueron adelantando en el campo de juego y, en consecuencia, dejaron espacios en defensa. Leeds manejó mal la primera contra pero en la segunda, a los 11, el wing Jack Harrison se inventó una genialidad, dejó a dos en el camino y definió al palo derecho del brasileño Alisson. La sensación de goleada de Liverpool se apagó rápidamente y el Leeds de Bielsa se ponía 1-1.

Si el penal de Salah le dio confianza al Liverpool el de Harrison, lo apichonó. El equipo de Bielsa le tomó el gusto a atacar con velocidad el área rival e hizo transpirar a los de Klopp con varias estocadas que no terminaron en gol. Sin embargo, un descuido en defensa a los 20 minutos le devolvió la ventaja al campeón vigente de la Leading League: el neerlandés Virgil van Dijk le ganó a su marca y cabeceó con violencia y libertad un córner: 2-1.

¿El que perdió a van Dijk? Koch, quien quedó nuevamente en el ojo de la tormenta. El alemán de 24 años llegó desde Friburgo por 13 millones de euros, la tercera compra más cara del Leeds esta temporada. Otros tres grandes refuerzos tuvo además el equipo de Bielsa: el delantero brasileño nacionalizado español Rodrigo (30 millones de euros a Valencia), que está en el banco el atacante portugués Hélder Costa (17 millones a Wolverhampton) y el arquero Mesilier (6 millones a Lorient). Tanto Hélder Costa como Meisller fueron parte del equipo que consiguió el ascenso hace unos meses, pero estaban a préstamo. Misma situación es la de Harrison, quien pertenece a Manchester Metropolis y desde hace varios años milita como cedido bajo las órdenes de Bielsa.

READ  Los obstáculos en el depósito de pizarra Vaca Muerta en Argentina están frenando la producción de petróleo y gas

Y si Rodrigo está en el banco es porque en la cancha está el goleador de Leeds de la temporada pasada: Patrick Bamford. El nueve se encontró con una mala decisión de van Dijk en la puerta del área, dominó y definió para el 2-2 a los 29 minutos.

Pero por algo la Premier League es considerada como la mejor liga del mundo. Tres minutos después, un rebote le quedó a Salah dentro del área y el egipcio sacó un zurdazo imparable: 3-2. Los errores en el fondo del equipo de Bielsa se hicieron presentes una vez más, primero por el rebote (despeje al medio del área) y segundo por la libertad con la que recibió el gran goleador africano. El Loco se agarraba la cabeza.

El arranque de segunda parte confirmó lo sospechado desde la primera. El equipo de Bielsa es un peligro cuando ataca, pero mucho más cuando defiende. El francés Meslier tuvo que revolcarse en numerosas ocasiones para que la distancia en el marcador siga siendo de un gol.

A los gritos, Bielsa intentaba despertar a los suyos. No fue suficiente y empezó a mover las cosas desde el banco. Ingresaron el galés Roberts y Rodrigo. No pasó demasiado hasta que el galés metió una pelota en el área que encontró la aparición sorpresiva del polaco Mateusz Klich, que dominó y metió un gran remate para que el Loco festeje el impensado empate.

Pero se ve que les falta ruedo a los recién incorporados porque, contra todo lo que indican los manuales, Rodrigo cometió un penal inexplicable a cinco minutos del ultimate, a cinco minutos de que su equipo diera el batacazo. Salah no falló como es costumbre, desató el festejo de los suyos y la perplejidad del entrenador rosarino, que tuvo un debut nulo en lo product pero valioso desde lo simbólico.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias