Productores argentinos envejecen vino en el mar

En febrero de 2020, la fundadora de Bodega Tapiz en el Valle de Uco de Argentina, Patricia Ortiz, anunció que su bodega patagónica Wapisa será la primera en el país en experimentar con el envejecimiento bajo el agua.

Wapisa, con sede en Río Negro y parte de Fincas Patagonias, ha decidido colocar cajas de vinos a diferentes profundidades en el Atlántico como parte de su nueva iniciativa Coastal Terroir.

Con la ayuda de un biólogo y buceador, el equipo sumergió 1.500 Magnums de su mezcla de Malbec en cajas en 2017 a profundidades entre seis y 15 metros, a 25 km de sus viñedos, frente a la costa de Las Grutas.

Los vinos permanecieron en su lugar durante nueve meses antes de ser degustados e inspeccionados junto con las botellas almacenadas en tierra.

“Buscamos elegancia en nuestros vinos”, dijo Ortiz. “Teníamos curiosidad por investigar si la crianza bajo el agua realmente podría permitirnos tener vinos jóvenes con el beneficio de la madurez.

“Probamos el vino bajo el agua y los contrapartes en la bodega a ciegas. La diferencia fue impresionante: el primero era más redondo, más elegante y con fruta más fresca”, dijo.

Buzo submarino con botellas de vino Wapisa.

Los vinos Wapisa en el mar. Crédito de la imagen: Wapisa.

Un segundo lote de botellas se sumergirá en jaulas recientemente mejoradas a fines de este mes, febrero de 2021, en las que el agua de mar puede circular a través de las botellas. Luego, las botellas se comercializan juntas para que los consumidores las prueben por sí mismos.

Bodega de playa

Otro proyecto práctico que comenzó más al sur en Chubut en 2018 también ha producido “resultados maravillosos” en el envejecimiento de los océanos.

READ  Presidente argentino insultado con comentario: "Brasileños salieron de la selva"

El proyecto, lanzado por el enólogo argentino Matías Michelini, los propietarios del eco-resort Bahía Bustamante Lodge y el bartender de fama mundial Tato Giovannoni, vi casi un acre de Semillon y Pinot Noir plantados en la playa, a tan solo tres metros del mar.

El pasado año 2020 se llevó a cabo la primera microvinificación, en la que se depositaron uvas en dos huevos de 100 litros que habían enterrado en la arena.

“El resultado fue maravilloso”, dijo Michelini. “Los vinos tienen un claro carácter marino de sal, yodo y algas con una muy buena acidez que equilibra bien los frutos maduros gracias al clima soleado y seco”.

Para la cosecha 2021, utilizarán huevos de cemento de 1.000 litros enterrados cerca del agua. Para el 2022, darán un paso más y los sumergirán hasta la mitad del océano.

Sector en crecimiento

La crianza de los vinos bajo el agua es una técnica que cada vez son más los fabricantes que están investigando.

La primera conferencia sobre vino submarino tuvo lugar en 2019 El proceso y los desafíos de sumergir el vino en el océano, incluidas las preocupaciones sobre las bodegas de imitación que le dan un mal nombre a este sector en crecimiento.

En marzo de 2020 a La bodega de la isla italiana de Elba ha revivido un método antiguo de sumergir las uvas en el mar. una vez utilizado para hacer vino apropiado para el César de Julia.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias