Profundo mea culpa de Jorge Rial sobre la educación de Morena y Rocío: “No creo que fuera un buen padre”

Cuando la casa parecía estar en orden, el mes pasado Morena Rial hizo pública esa relación con su padre, Jorge Rial, no lo pasa bien, pues ha suavizado las asperezas del pasado por las que también estaban enojado y distraído.

En una íntima cabeza arriba con Rodrigo Lussich en La aparición de escándalos, conductor yo intercesor hizo un profundo mea culpa sobre su papel paternal, en particular, analizando las dolorosas cruces que vivió y aún vive con Morena, dada la conexión con la otra niña, Rocío, es más armonioso.

“Ahora Morena está en Córdoba. Yo tampoco quiero involucrarme. A veces hay que mantener la distancia. Cuando te golpean, a veces la distancia también es síntoma de amor. No es fácil equilibrar las cosas”, comenzó Jorge. sin una imagen tuya, con tu sobrino, Francesco, en las alas.

“Creo que pelear es un insulto. Algunos exagerados, otros injustos. Pero los padres son los huesos donde los niños vienen a afilar sus dientes”.

Luego, Rial recalcó: “Yo, la verdad, si hago una valoración, no creo que fuera un buen padre. No creo que sea un buen hombre, que ha sido y es ahora … A veces veo cosas y digo “podría haber mejorado muchas cosas. Yo podría haber criado a mis hijas de otra manera. “Asumo la responsabilidad de algunas cosas que le sucedieron a Morena. Esta es mi responsabilidad. He tomado el 100 por ciento de la paternidad, pero nunca he actuado como una madre. Ese lugar es imposible. Hombre no puede ocupar ese lugar, no nos da la cabeza, el sentimiento “. Y agregó:” Me tocó el turno de no delegar y no sé si lo hice bien. Aún llevo mucha culpa, con mucha responsabilidad. No sé si “Hice algunas cosas buenas”.

READ  Marcelo Polino será el "embajador" de Masterchef Celebrity: "Estoy feliz de unirme a este mega proyecto"

Tras el despido de Jorge, Lussich preguntó: “¿Te insultaron las chicas por eso?” Con contundencia, la periodista reflexionó: “No directamente, pero creo que pelear es también un insulto. Unos exagerados, otros injustos. Pero los padres son los huesos donde los niños vienen a afilar sus dientes. Estamos donde descargan, puta y lo que nos pasa”. “Es que nuestras peleas se hacen públicas. ¿Si me duele? Horror. En cada pelea siento que estoy perdiendo años de vida. Siempre es mi mayor miedo, el cuerpo responde. Hay que cuidar mucho el cuerpo”.