Renovación del antiguo barco casino en la región de Triple Frontera

Un antiguo barco casino situado en el río Iguazú desde 2013 está siendo el objeto de una renovación. Se trata de un barco abandonado que fue imaginado como un casino flotante. Gobierno provincial de Argentina hace muchos años tenía en mente el proyecto de “Mini Las Vegas”, pero el dicho proyecto jamás se llevó a cabo.

La infraestructura del barco

En este momento el barco está posicionado en la región de Triple Frontera, un cruce de la frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay. El barco construido en 1962, 90 metros de largo, 18 metros de ancho y con ocho pisos ya hace mucho tiempo está listo para albergar un hotel y un casino. El plano original del barco incluía 52 cabinas, tres piscinas, varias saunas y jacuzzis, un gimnasio, salones de evento e incluso teatro. Además, el barco casino tenía cuatro salas con juegos de mesa y máquinas tragamonedas.

La idea de inversión

La Compañía Comercial de Turismo S.A. (CCTSA) de Argentina quiere invertir 60 millones de dólares en este proyecto que presume llevarse a cabo dentro de siete meses. Estudian trasladar el barco casino de gran porte amarrado en la zona portuaria local a la costa de Paraguay. Según Yogonet, la empresa argentina inició los trámites ante el Gobierno de Paraguay para realizar el proyecto de instalar un casino flotante en las costas del río Paraná, en la margen paraguaya. Vale destacar que el proyecto del barco casino podría disminuir la tasa de desempleo en el país, porque conspiran generar unos 200 nuevos puestos de trabajo.

Desarrollo económico y turístico de la Triple Frontera

READ  Elisa Carrió, candidata en la provincia: la pelea con Monzó, el elogio de Vidal y las objeciones de los "halcones"

Según la información del diario Última Hora de Paraguay, el proyecto está apoyado por el Gobierno de Paraguay y el cónsul paraguayo en Puerto Iguazú, Magno Álvarez, comentó que se trata de un importante atractivo turístico en la zona de Triple Frontera. Hay que añadir que Argentina, Brasil y Paraguay en 2015 declararon la Triple Frontera como zona de desarrollo turístico con el objetivo de convertir la región en un destino turístico y vacacional para los residentes de los tres países. Es más, la Triple Frontera está a menos de diez kilómetros de las Cataratas de Iguazú, por lo que el potencial interés turístico podría traer grandes beneficios.

La Triple Frontera- “meca de juegos”

Si se permite el juego en el barco casino, el área mencionada puede resultar incluso más atractiva para los visitantes potenciales. Unión de la naturaleza, el hotel, el restaurante y el divertimiento que juegos de tragamonedas traen podría ser una combinación ganadora para el éxito turístico de este parte de la América del Sur. La realidad es que esta zona tiene un alto potencial y que el desarrollo turístico de la región podría aportar bastante a la economía y al desarrollo de la región. Esta inversión podría ser una oportunidad especial para convertir la zona de Triple Frontera en una “meca de juegos” en América del Sur, como pasó en los casos de Malta o Las Vegas.

Leyes de juegos de azar en América del Sur

Los juegos están bastante populares en Argentina y Paraguay, pero Brasil tiene una política más estricta. Casi todas las formas de juego en el país más grande de América del Sur están prohibidas, excepto la lotería estatal y las apuestas deportivas. Brasil es un mercado muy importante para los juegos, así que sería un gran éxito traer los casinos presenciales y aceptar los casinos online. De todos modos, aunque juegos de tragamonedas por ahora no están permitidos, la restauración del barco casino es un paso adelante. El hecho es que tragamonedas podrían traer una prosperidad significativa a toda América del Sur, especialmente a estos tres países y mejorar su visibilidad en el mundo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias