Trinidad: como la isla despreciada por Venezuela se convirtió en la última esperanza de las balsas que huían del régimen de Maduro

Los migrantes venezolanos que fueron deportados por las autoridades de Trinidad están regresando a la playa Los Iros luego de naufragar en un bote a fines de noviembre.  Lincoln Holder / Cortesía Newsday / Material a través de REUTERS
Los migrantes venezolanos que fueron deportados por las autoridades de Trinidad están regresando a la playa Los Iros luego de naufragar en un bote a fines de noviembre. Lincoln Holder / Cortesía Newsday / Material a través de REUTERS

La historia de Yoskeili Zurita, una niña de 16 años de la ciudad oriental de Güiria, golpeó a los venezolanos en abril del año pasado. Ya no había suficiente comida en casa para comer todos los días. Estaba sentada a la entrada de la casa con sus dos primos cuando Apareció un hombre que le ofreció trabajo en Puerto España., la capital de la isla de Trinidad (que junto con Tobago conforman la nación caribeña) y comida “toda la comida que quieras”. Yoskeili pensó que era mejor no ser una carga para la familia. Al día siguiente estaba en un barco de pesca con él. 38 otras mujeres. El viaje fue de noche para evitar a los guardacostas de los dos países. El viaje de 45 millas no parecía tan loco. Lo único que realmente la molestó fue la respuesta de las otras chicas cuando preguntó qué trabajo harían: PROSTITUCIÓN. Y no hubo tiempo para más detalles. Una tormenta estalló con olas de veinte metros. El barco regresó. Treinta de las mujeres nunca regresaron de las profundidades del mar. Yoskeili sobrevivió aferrándose a algunos árboles desde los asientos del bote pequeño. Cuando despertó, estaba de regreso en Venezuela. Se salvó de dos desastres.

La historia de Yoskeili es solo una de las que cometen miles de venezolanos que huyen de la miseria para llegar al punto del extraterrestre más cerca de su tierra natal, una isla despreciada no hace mucho por ellos. Trinidad se convirtió en la puerta de salida para quienes no tienen forma de llegar a las fronteras con Colombia o Brasil. En lo ultimo cuatro años, más de cinco millones de venezolanos huyeron del país. Un mes después de la tragedia del barco Yoskeili ocurrió otro naufragio similar en el que 33 personas murieron. El hecho provocó tal temor que el régimen de Nicolás Maduro impidió la salida de más “lanchas”. La mudanza no duró mucho. Los pescadores pagan el soborno y se van de todos modos. Así continúan los barcos hundidos con decenas de muertos. Hace dos semanas eran catorce. El último, otros 28.

READ  Paraguay confirma asesinato de líder guerrillero del EPP y dos secuestradores del exvicepresidente carscar Denis
Protestas en las embajadas de Trinidad y Tobago en Caracas tras el hundimiento de un barco que mató a 20 personas el 15 de diciembre.  REUTERS / Manaure Quintero
Protestas en las embajadas de Trinidad y Tobago en Caracas tras el hundimiento de un barco que mató a 20 personas el 15 de diciembre. REUTERS / Manaure Quintero

“Los barcos pesqueros salen de Güiria con muy pocas medidas de seguridad, generalmente con 25 a 30 personas, más de los que pueden llevar barcos y la mayoría sin chalecos salvavidas ”, explicó el sacerdote Jesús Villarroel, director de Caritas en el puerto. El viaje cuesta alrededor de $ 500, según el cura, y está organizado de forma “misteriosa y secreta” por pescadores locales que se autodenominan “capitanes”. Para pagar, la gente vende todo lo que tiene, desde celulares hasta refrigeradores e incluso hipoteca sus casas. Y detrás de ellos están las mafias. Muchas veces los barcos son robados por personas en alta mar“, Dice Villarroel. Se estima que Trinidad está viva actualmente unos 40.000 venezolanos. Muchos más utilizaron la isla como puente para llegar a otros países del Caribe y Centroamérica.

El gobierno de Trinidad dice que no puede aceptar más personas y pone una valla a la migración venezolana. A finales de noviembre, un grupo de migrantes, incluidos 16 niños, Los llevaron a dos botes y los dejaron solos durante un día y una noche.. Un juez de Trinidad lamentó y los niños se salvaron, pero permanecen prohibidos en Trinidad. Los informes de malos tratos y detenciones son frecuentes en la isla. Y Caracas da luz a los desalojos. En las últimas tres semanas, al menos 160 venezolanos regresan al país en un operativo de deportación coordinado por las Fuerzas Armadas venezolanas. El primer ministro de Trinidad, Keith Rowley, lo considera “un ataque” la llegada de refugiados a su país y amenaza con más deportaciones para venezolanos indocumentados y aquellos que, incluso con estatus legal, cooperarán con ellos. El líder opositor David Smolansky, comisionado de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la crisis migratoria en Venezuela, denunció que Trinidad y Tobago viola el principio de no renovación de la protección de migrantes y refugiados venezolanos. Dijo que a las “balsas” no se les permite aterrizar y que han regresado al mar provocando cada vez más tragedias.

READ  Drones espía submarinos chinos en aguas de Indonesia

Y dentro de la isla, incluso la situación de los refugiados no es prometedora. periódicos Rápido desde Puerto Príncipe hace unos días contó la historia de Eduardo, un venezolano que llegó allí hace un año. Empieza a trabajar a las siete de la mañana, despertado por el aroma de ají que, sin interrupción durante las próximas 18 horas, deberá ser embotellado en un taller ubicado en la esquina de la casa. una salsera en la ciudad de Chaguanas. El día termina a las once de la noche, momento en el que se ducha en un baño improvisado y duerme unas horas en un catre para volver a otro día de vida. 18 horas de trabajo. Gana por día 200 ‘cuentas’ (Dólares de Trinidad y Tobago, o TDT), unos 30 dólares, lo mismo que dos de sus colegas cubanos, inmigrantes ilegales como él, pero casi la mitad de lo que acusa otro empleado trinitario.

Niños venezolanos que habían sido deportados de Trinidad y pudieron regresar a la isla luego de pasar un día sin agua ni comida en alta mar.  Lincoln Holder / Cortesía Newsday / Material a través de REUTERS
Niños venezolanos que habían sido deportados de Trinidad y pudieron regresar a la isla luego de pasar un día sin agua ni comida en alta mar. Lincoln Holder / Cortesía Newsday / Material a través de REUTERS

Desde entonces, la isla de Trinidad se ha asociado con la historia de Venezuela. Cristóbal Colón desembarcó allí en 1498, en su tercer viaje a América. Y se involucró en lo que luego se denominó Capitanía Venezolana. Los españoles huyeron de la isla tras fuertes enfrentamientos con los lugareños. “Hasta 1770 Trinidad no era una isla de gran importancia económica, política o social: era una isla virtualmente abandonadaDice Cristina Soriano, profesora de historia en la Universidad de Villanova en Pensilvania. En ese momento, los inmigrantes católicos franceses habían comenzado a llegar huyendo de los levantamientos en Haití. Hasta que llegaron los ingleses. “Lo que pasó fue que los británicos empezaron a ver florecer a Trinidad. Este territorio creció exponencialmente desde 1783 hasta 1790, tanto en términos demográficos como en términos de plantaciones de azúcar. Así es se convirtió en un objetivo de los intereses económicos británicosDice la historiadora trinitense Debbie McCollin en su libro. Las guerras y alianzas en Europa hicieron el resto. Con la firma del Tratado de Amiens en 1802, España acuerda sacar a Trinidad de Gran Bretaña a cambio de la isla de Menorca fue recapturada por los británicos en 1798. Trinidad se unió a Tobago en 1888 y se independizó del Reino Unido en 1962. Pero siempre dependió de Venezuela para el comercio. Y en la era de la prosperidad petrolera, para las Trinidad, Caracas era su Meca. Para venezolanos, la isla era un destino despreciado. El régimen chavista volcó el proceso. Ahora, la isla es la esperanza de una vida mejor para los venezolanos costeros. Algo parecido a los cubanos con Miami. Y con el mismo trágico signo. Para llegar hay que arriesgar la vida en el mar.

READ  El Reino Unido alcanza el récord de casos de virus por quinto año consecutivo

Sigue leyendo:

Hay 28 migrantes venezolanos asesinados en el fondo del barco con destino a Trinidad y Tobago.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias