Ubuntu 20.04: la libertad es invencible


El software libre no es solo una forma de idealismo, sino también una forma más pragmática y eficiente de usar las computadoras; En la imagen, el Escritorio de la última versión de Ubuntu Linux

Poco se ha dicho de esto porque (como más y más cosas) parece políticamente incorrecto. Pero la producción de la nueva versión con Soporte a largo plazo de Ubuntu, 20.04Publiqué una reseña aquí -, es una buena ocasión para dedicar unas líneas.





En estos días de aislamiento tuve mucho tiempo para reflexionar. Y un archivo terminó en mi mente cuando actualicé algunos portátiles en Ubuntu 20.04 y Descargué la imagen ISO para instalarlo en otros dos escritorios (sí, escritorio). Fue una especie de descubrimiento. Siempre me atrajo el software libre porque era gratis, no porque fuera gratis. La confusión, que hemos despejado hasta los huesos en este entorno, proviene del hecho de que “free” significa, en inglés, libre y libre, según el contexto. Bueno, en este caso significa gratis, no gratis. Por eso el nombre LibreOffice. Que quede claro, para que no haya ambigüedad.

Quizás debido a la pregunta oportuna de un estudiante, hace algún tiempo, que a su vez generó otras preguntas, me di cuenta de que solemos hablar de libertad en el campo del software sin preguntarnos qué es exactamente la libertad.



Ese día, mientras preparaba la comida y se actualizaba el cuaderno en una mesa, quedó libre para rendir cuentas ante una empresa, una organización, un individuo o el estado. ¿Libre para qué? Usar una computadora. ¿Y por qué usar una computadora? Por lo que quería. En caso de que fuera una actividad ilegal (no, no lo es, no te preocupes), tendré que pagar por mis delitos. Pero podría utilizar la herramienta más revolucionaria en la historia de la civilización sin pedir permiso. Eso cambió todo.


Cuervo y ranas

La libertad, que ha sido una de mis obsesiones desde que estudié filosofía en la universidad, también tiene un lado del que no solemos hablar. No se por que. Como si estuviéramos avergonzados. Se trata de tu lado pragmático. Innovar sin permiso, usar un sistema operativo sin permiso, investigar ciencia sin permiso, hacer arte sin permiso. Da tu opinión sin miedo a ser perseguido. Ve a donde puedas. Se trata de algo concreto. La libertad no es un concepto de vapor, sino que involucra acciones que nos modifican o que modifican el mundo real. Por eso el autócrata le teme y le oprime.


El dinero es un buen ejemplo de esta picazón. Si gana dinero con la trata de personas, es un delincuente. Pero el problema es el tráfico, no el dinero. Es más: durante siglos el dinero ha sido la pista que acaba traicionando a los bandidos, por lo que, aunque algunos asocian el dinero con algo turbio, resulta ser una de las principales ayudas que tiene la ley para atrapar a delincuentes y gánsteres.

La libertad tiene tantos aspectos y matices que tendemos a olvidar que es una característica única de nuestra especie. Es por eso que la aplicación gratuita llegó a donde llegó: los servidores de Google, las bolsas de valores de Londres y Nueva York, el Super Hadron Collider, todos los teléfonos Android y la Estación Espacial Internacional, por nombrar solo algunos. .

Ser humano significa ser libre. Un pájaro, una oruga, un trébol o un gato doméstico aparentemente independiente no hacen más que hacer lo que tienen que hacer, grabado en sus genes durante millones de años. No tienen más remedio que hacer lo que están programados para hacer. Es cierto que hay ciertas especies muy creativas. Pero no lo son porque sean libres de crear. El cuervo que hace sus propias herramientas no está pensando en hacerlas o no. Los hace porque es un cuervo y no, digamos, un colibrí o una rana.

Tensión e intención

Por tanto, la restricción de la libertad siempre genera tensión. Somos libres hasta el punto de que no podemos dejar de ser libres. Esta paradoja nos define como especie y controla todo proyecto totalitario. Está claro que todos los habitantes de una nación pueden someterse, pero en esa nación habrá tensión todo el tiempo. El estrés consume recursos innecesarios. Mala idea.

Así que no quiero dejar de enfatizar esta ventaja generalmente oculta del software libre. Sí, hay mucho idealismo en el software libre y por eso me uní a ese movimiento hace un cuarto de siglo. Pero también funcionó en el mundo real. Por ejemplo, muchas de las cosas que hace en Internet, comenzando con el software de su enrutador Wi-Fi, funcionan con software gratuito. Es raro que un ideal funcione tan bien en la cruda realidad, excepto cuando se trata de libertad. En pocas palabras, la libertad es invencible.

Daré un ejemplo de la situación contraria. Si hoy tuviera que cambiar el sistema operativo de escritorio que uso en el mío Estudio MIDI, Estaría frente a una tarea monumental solo para licenciar el software que vino con mi última síntesis. Por conveniencia circunstancial, me sentí tentado por el programa no gratuito y, por lo tanto, me vería obligado a reinstalar las licencias. Esto lleva tiempo y en muchos casos produce mensajes de error decepcionantes. Además: en dos ocasiones, cuando Windows 10 realizó una de sus actualizaciones más importantes, esos programas decidieron dejarme en paz, al menos hasta que actualicé mi administrador de licencias y volví a ingresar los diversos códigos alfanuméricos para esas licencias. Eso es, hasta que demuestre mi inocencia.

No digo que sean malos programas. Al contrario, son excelentes. Pero de vez en cuando no solo restringen mi libertad para usar mis instrumentos y mis programas (los pagué, son míos), sino que, sobre todo, me hacen perder el tiempo. Me roban las horas y les garantizo que nadie en este mundo tiene horas libres.

Afortunadamente, no soy músico. Me dedico a escribir. He escrito dos libros con software libre, sin giros, sin problemas, sin pedir permiso. Escribo más de un millón de caracteres al año para el diario, sin contar la corrección, reescritura y corrección de pruebas. Todo con LibreOffice, un software que me deja libre para tomar cualquier decisión que quiera, incluso para cambiar algo en el código fuente, si eso me ayuda de alguna manera.

Y una cosa más: no me importaría pagar por software gratuito (una buena parte de estos proyectos aceptan donaciones). Lo que digo prefiero comprar software libre que pagar por lo que se necesita para demostrar mi inocencia todo el tiempo. Porque no tiene nada que ver con la plata. Lo he dicho tantas veces que he perdido la cuenta. El caso es que no tenemos más remedio que ser libres.

De acuerdo a criterio e

Más información

MÁS LEJOS

READ  Qué cambia la décima generación de procesadores Intel Core

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias