Un juez asistía a una reunión clandestina cuando sufrió un ataque de toma de rehenes


Un miembro de la Corte Superior de Córdoba fue víctima de un violento atentado, pero la noticia llamó la atención porque el funcionario se encontraba asistiendo a una tertulia, a pesar de que están prohibidos en la provincia. Crédito: La Voz

El miembro del Tribunal Superior de Córdoba (TSJ) Sebastián López Peña fue víctima de un violento ataque cuando asistía a una reunión social no autorizada.





Robo, que incluía una toma de rehenes, Ocurrió el 19 de septiembre a primeras horas de la tarde, en una casa de la colonia Maipú, pero no fue denunciado por las autoridades policiales y judiciales, a pesar de que se trataba de una figura pública. Realmente, según informa el diario La Voz, La presencia de López Peña en la tertulia habría sido el motivo del intento de rebajar su perfil.

El juez López Peña, una de las máximas autoridades judiciales de la provincia, habría ido a buscar a uno de sus hijos a este domicilio y se habría quedado en la reunión, donde unos amigos compartieron un almuerzo. Esto está en medio de la pandemia de coronavirus y estrictas medidas de aislamiento social prohibir reuniones sociales en esa provincia desde marzo.





Minutos después, dos ladrones entraron a la casa. Los delincuentes comenzaron a tomar las pertenencias de los presentes, hasta que uno de los hijos de la familia, que se encontraba en su habitación, entregó la notificación a la Policía.

Cuando llegó la patrulla, lograron detener a uno de los ladrones, pero el otro metió al propietario en el auto familiar y lo tomó como rehén. Luego, lo soltó a unas cuadras de la casa y el delincuente se fue.


López Peña justificó, en declaraciones para el diario cordobés, que solo pasó un momento en la casa donde vive el amigo de la escuela de su hijo. Como se especificó, el miembro admitió que había sido agredido pero que el robo no estaba dirigido a él.

El integrante ya había sido víctima de otro ataque de alto perfil en diciembre de 2016, cuando una pandilla copió una casa en Cofico, en la que jueces, fiscales, abogados, empresarios, funcionarios y legisladores compartieron la despedida del año.

Según el mismo diario, el funcionario fue una novedad en los últimos meses porque su padre es el dueño de Asilo de ancianos Saldán en el que se produjeron las primeras infecciones de los mayores de Covid-19 en Córdoba.


De acuerdo a criterio e

Más información

MÁS LEJOS


READ  Una comunidad mapuche ocupó una propiedad del Ejército en Bariloche

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias