Uno a uno de la Selección Argentina ¿Cómo te ríes …

Armani (5): Ese Martínez paraba, luego uno era Andrada, por qué se olvidó de Romero … Finalmente, el puesto fue para River, testigo privilegiado del inofensivo ataque de Ecuador (dos golpes, ambos desviados). Su primera intervención se produjo en el minuto 47, sobre un balón parado que se fue al área pequeña y acabó con Armani cayendo dentro del portón y, afortunadamente, el pito desde la posición de delantero. Más tarde, se disfrazó del alemán Neuer para pronosticar un largo trayecto y despejar la cabeza de su hábitat, la zona.

Montiel (5): La segunda etapa del DT apostó por armar a algunos del mismo equipo en defensa (Armani, Montiel y Martínez Quarta). Se sintió incómodo para escalar en la primera mitad ya que estaba estacionado por su pandilla nada menos que Messi. En el segundo, tuvo que defender y sudar sus buenos puntos. Primero se envió un palo y después de un tiempo fue reemplazado.

Martínez miércoles (6): En su tercer partido en la Selección y primero en puntos, fue el jugador que más balón tuvo (fue el segundo en intentar más pases, con 73, después de Paredes, con 75). Se da el caso de que en la estrategia de Scaloni, con poca presencia en el mediocampo, el balón cae demasiado en los centros, por lo que, al final, ambos acaban manejando el ritmo en los momentos soñolientos del partido. Rápidamente demostró su categoría yendo de la mano del Valencia y quitando el balón casi sin esfuerzo.

Otamendi (5): Si Martínez Quarta se destacó en la primera ante el Valencia, Otamendi se durmió y tuvo que correr por detrás hasta que la última línea se adelantó al ecuatoriano. Sus once años de historia en la Selección y su reciente salida del fútbol inglés al portugués lo pusieron bajo el microscopio en medio de los comandos de reemplazo de Scaloni. Además lo volvieron a golpear rápidamente y lo cortaron con una falta. Por supuesto, era un amarillo bien merecido.

READ  El documental de Rulon Gardner se estrenó en NBCSN

Tagliafico (5): El sector izquierdo de la Selección fue el que menos acción tuvo, por lo que su participación en el desarrollo del partido fue limitada. Además, a medida que el balón pasaba por el centro, que tenía la misión de localizar a Paredes y De Paul, tanto él como Montiel tenían opciones de pase muy poco atractivas. Su casi único protagonismo se lo dio al correr una espina que le tiró Otamendi y terminó de costado cuando venía Ecuador.

Por Paul (4): El gran descubrimiento del ciclo Scaloni se ubicó como el quinto con mayor responsabilidad creativa, algo a la derecha y por delante de Paredes. En una desventaja numérica en comparación con el mediocampo ecuatoriano extremadamente poblado, esto le costó, quizás, demasiado. Perdió algunas bolas duras al reclamar una falta.

Pared (5): Como es habitual, la soledad que le acompaña en su papel de rueda de parada hace temer por lo que pueda suceder ante un rival más picante. Bastante preciso, especialmente en los tiros de esquina. Fue reprendido al principio de un juego que demostró su conocimiento inicial de la marca. La infracción es un recurso limitado que 5 debería utilizar sabiamente.

Acuña (5): Con mucha concentración de juego en la banda derecha, el ex Ferro and Racing fue la opción ideal para descomprimir el elemento con un balón cruzado. Lo usaron un poco. Probablemente porque su principal fuente de ataque es el centro y, con la baja estatura de los atacantes, se descartó esta posibilidad. Ayudó correctamente en la defensa cuando se le solicitó. Se lesionó en 65 minutos.

READ  EN VIVO | Vélez - Racing: previas y formaciones, en directo

Ocampos (6): El 1-0 de penalti llegó gracias a su gran individualidad y un buen trato al arte de caer dentro del área. Se movió principalmente hacia su brazo derecho y dirigió todo lo que se le arrojó. Se comete muchas infracciones y habla mucho con el juez, pero aún le falta la placa para ser escuchado. Su brillante momento en Sevilla es ilusionante y, en su primer partido por puntos en la Selección (solo llevaba tres amistosos a la espalda), no estuvo bien. Como Argentina, empezó a romperlo y a caer, aunque, aun así, fue lo más extraordinario.

Messi (6): El destino le llamó la atención dándole un penalti en los primeros minutos. Visiblemente motivado, intentó comerse dos veces los talones de los defensores rivales después de no notarlo durante mucho tiempo. Pero eso solo funcionó para empezar. En la segunda parte se fijó mayoritariamente como jugador, algo estático, viendo cómo manejaban los ecuatorianos el balón. No le dio muchas oportunidades al ingeniero de sonido del estadio para que pusiera la canción grabada que cantaba su nombre.

Martínez (6): Cuando Argentina tenía el balón, apenas lo veían. Cuando Ecuador lo tuvo, se dedicó a correr. Y cuando lo consiguió, sintió la dureza de los centros rivales. Tarea ingrata para el 9 argentino, que aún logró robar el balón desde el punto de penalti y dio una asistencia presencial a Ocampos (que algunos dicen que fue una coincidencia) para dejarlo de la mano en lo que fue segundo y último ! Tiro con arco de la selección durante todo el partido (ocho tiros, dos desviados y cuatro bloqueados por los defensas). Fue reemplazado porque la novena salida es un voto de canto.

READ  La gira Argentina nos dio la oportunidad de acceder a nuestro nivel antes de los Juegos Olímpicos: Reid

Salvio (-): Fue el primer cambio de Scaloni y se fue a la derecha. Si lo tocó, fue una coincidencia que desde sus minutos coincidió con la inusual actitud pasiva del Nacional en la segunda mitad.

Alario (-): Su ingreso tiene dos explicaciones: darle un respiro a Lautaros y ganar centímetros en defensa en caso de que se detenga un balón rival que nunca llegó.

Foyth (-): Otro cambio (entró por Montiel) que sumó centímetros al once argentino.

N. Domínguez (): Había que reforzar el mediocampo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Malviticias